La guerra contra el dinero en efectivo

Se supone que los gobiernos existen para proteger a la gente de los abusos de los que pueden ser víctimas. Pero tenemos que ser cuidadosos, porque a veces el que se abusa es el mismo régimen.

Iván Carrino/Editor de El diario del Lunes

Existe una tendencia en el mundo que en Inversor Global vemos con preocupación: se trata de la guerra que los gobiernos están librando contra el uso del dinero en efectivo.

Todo comenzó en Europa, luego de la publicación de un trabajo supuestamente académico de Peter Sands, ex CEO de un importante banco de Gran Bretaña. Como nos explicaba Jim Rickards, editor de Inteligencia Estratégica y Guerra de Divisas:

“Peter Sands, académico de la Harvard Kennedy School, ha publicado un informe que pide la eliminación de todos los billetes de ‘alta denominación’, incluyendo el billete de US$ 100, el de € 500 y el de 1.000 francos suizos. Él afirma que esto desincentivará el tráfico de drogas, el terrorismo y la evasión de impuestos”

En los Estados Unidos el trabajo también tuvo su repercusión. Allí, el respetado Larry Summers se sumó a la campaña, afirmando que “es hora de matar el billete de US$ 100”.

¿Por qué el gobierno quiere robarte el efectivo?

Según la élite académica y política que propone estas iniciativas, el fin del dinero en efectivo es el remedio ideal para terminar con el narcotráfico, el terrorismo y la delincuencia en el mundo. El argumento es que el cash resulta ser “la moneda de preferencia” de los criminales y los terroristas.

Sin embargo, y aún cuando es difícil saber si reduciendo la circulación de billetes grandes mermará la amenaza criminal, lo cierto es que a los gobiernos les conviene desterrar el efectivo. Esto es así porque si se bancarizaran todas las operaciones comerciales, el poder para rastrearlas aumentaría y, con ello, la capacidad para cobrar impuestos e imponer tasas de interés negativas, algo que se está poniendo de moda en un mundo estancado.

¿Y por casa como andamos?

En nuestras latitudes, quien alza la bandera del fin del efectivo es, curiosamente, el actual presidente del BCRA, Federico Sturzenneger. En una nota publicada en el diario La Nación en abril del año pasado, “Sturze” pedía eliminar el billete de $ 100, como herramienta eficaz en la lucha contra la economía informal.

El comentario de Sturzenneger fue más honesto, ya que reconoció abiertamente que lo que deseaba era tener mayor facilidad para recaudar impuestos.

Sin embargo, el presidente de la autoridad monetaria parece haber cambiado de opinión. De acuerdo con un comunicado oficial, el Banco Central pondrá en circulación billetes de $ 200 y $ 500 este año.

Esta es una buena noticia, pero a medias. Es que aún con la ampliación, el billete de mayor denominación en 2016 equivaldrá a 33 US$ (si es que el tipo de cambio se mantiene en 15) y US$ 31 si el tipo de cambio sube a $ 16. Es decir, es como si en los Estados Unidos eliminaran no sólo el billete de US$ 100, sino también el de US$ 50 y lanzaran uno de US$ 30.

Para conocer más acerca de la opinión de Iván Carrino y descubrir la verdadera herencia que pesa sobre Mauricio Macri, haga click acá.

Comentarios

Articulos Relacionados

Deja tu respuesta

Compartido