El peor temor del mundo hoy…

Existe un flagelo al cual no estamos acostumbrados. Sin embargo, hoy es uno de los principales miedos a nivel global, que amenaza no sólo a los países, sino también a las empresas y a los inversores. 

Diego Martínez Burzaco

Economista Jefe De Inversor Global

Hace un par de días me enojé bastante con un amigo personal, mientras manteníamos una conversación, tomando una cerveza para combatir el agobiante calor que hacía en Buenos Aires.

“Gran parte de la inflación en Argentina se debe a que la importamos del mundo”, me señaló mientras tratábamos de descifrar por qué en nuestro país el costo de vida se había acelerado a más de un 30% anual.

Asombrado, y con cara de pocos amigos, respondí: “estás completamente equivocado. El mundo desarrollado, principalmente, está más preocupado por la deflación que por la inflación”, sentencié.

Incrédulo en un principio, luego fue cediendo ante mis explicaciones. Rápidamente comenzó a cambiar de tema y terminamos hablando de fútbol.

Más allá de esta peculiar anécdota, no me parece un tema menor para el inversor el posible flagelo de la deflación y su impacto en las decisiones del portafolio.

¿Por qué es tan peligrosa?

Antes que nada, entendamos qué es la deflación. Esto indica una baja generalizada en el nivel de precios de una economía. No es que baja uno o dos precios de algunos productos de manera aislada, sino que hay una presión bajista sobre la gran mayoría de los precios de bienes y servicios de dicha economía.

Veo dos factores de riesgo importantes al respecto.

El primero de ellos es que la deflación desincentiva la inversión productiva. Ningún empresario estará dispuesto a invertir su dinero para expandir su producción y asumir el riesgo si presume que esa producción será vendida a un precio más bajo en el futuro, si es que la puede vender.

El segundo es que una deflación aumenta el nivel real de las deudas, ya sean públicas o privadas. El razonamiento es bastante intuitivo: si uno tiene una deuda de US$ 100 y hay una deflación de 2% anual, ahora un billete de US$ 100 tiene más poder adquisitivo que antes y la deuda crece en términos reales. Se necesita un mayor esfuerzo financiero para poder pagar esa deuda.

Y ese mayor esfuerzo implica disminuir el nivel de consumo o inversión para aumentar la capacidad de pago de las obligaciones contraídas. Eso retroalimenta el estancamiento de la actividad económica y, simultáneamente, la presión bajista de los precios de la economía en general.

Hoy el mundo desarrollado está bajo la amenaza de una deflación y esto puede ser el peor flagelo existente para el inversor…

P.D.: ¡Hacé click acá para “inversión oculta” de Mauricio Macri!

I’d also suggest starting with more than 2 pounds, as you have plenty of liquid and vegetablesIn players’ uniforms, in their hair, in their cleats.michael kors handbags cheap
And he didn’t waste the chance.mulberry bags uk

“I put on a big show.prada outlet uk

Even if he doesn break up the play, the Predators winger could have tried to disrupt it, forcing Gagner to shoot or make a hurried pass.toms outlet
That what Deloitte is here to do.prada outlet
Summative Evaluation of the Canada Prenatal Nutrition Program 2004

Information identified as archived on the Web is for reference, research or recordkeeping purposes.michael kors uk
One day we were coming home from an epic day at the beach and we all went to take my dog belle on a walk when we came back it was around dusk and there was a crow in our yard.prada uk
So what can fans expect.mulberry outlet

Libya lawless state, following the toppling of former leader Muammar Gaddafi in 2011, has left criminal gangs of migrant smugglers free to send a stream of boats carrying desperate migrants from Africa and the Middle East.prada outlet uk
michael kors handbags cheap

Deja tu respuesta