Cuando las tarjetas de crédito no son un buen negocio para usted

Entre gastos administrativos, de renovación, de seguro de vida y los intereses ante la refinanciación, a veces los plásticos terminan siendo un dolor de cabeza en vez de una solución. ¿Cuándo conviene utilizarlos para aprovechar sus descuentos?

En tiempos de elevada inflación, como la que vivimos en la Argentina, las tarjetas de crédito han funcionado como un buen paliativo para financiar gastos y consumos. Y sobre todo en el último año, gracias a los descuentos de los bancos, promociones y las cuotas sin interés, los consumidores han tenido más motivos para usar los plásticos.

Tanto es así, que la cantidad de tarjetas de crédito activas por habitante creció de 1,6 en diciembre de 2015 a 2,3 tarjetas por persona en la actualidad, considerando sólo la población bancarizada. Estos datos nos muestran que una pareja puede llegar a tener en su poder casi 5 plásticos. Ahora bien, ¿es conveniente tener tantas tarjetas bajo el pretexto de aprovechar los descuentos que ofrecen?

Hoy en día, de acuerdo con un artículo de Cecilia Boufflet publicado en La Nación, los argentinos suman cada vez más tarjetas de crédito y débito de distintos bancos y clubes de beneficio con la idea de acumular ahorros y descuentos, sin embargo, en pocos casos éstas resultan ser un buen negocio. Veamos por qué…

Los gastos silenciosos

Tener a su nombre una tarjeta de crédito implica tener que se hacerse cargo de una gran cantidad de gastos administrativos, de renovación, de seguro de vida y del pago de intereses ante la refinanciación. ¿Sabe cuánto dinero representa todo esto? Preste atención.

Para empezar, según la especialista, la renovación anual del plástico tiene un costo que ronda los 750 pesos. A eso hay que sumarle unos 50 pesos mensuales por gastos administrativos, lo que ya nos da un total de 1.350 pesos anuales. Y después, deben adicionarse los costos relacionados al seguro de vida y a los intereses de la refinanciación, en caso de que usted no pueda pagar la totalidad del resumen.

Muchas personas suelen caer en la tentación de abonar el pago mínimo de la tarjeta sin saber que en realidad se trata de una trampa mortal para sus finanzas. El monto a pagar exigido para seguir utilizando el plástico implica el pago de intereses altísimos, que a fin de cuentas terminan perjudicando al consumidor y beneficiando a la entidad financiera. Éstas rondan actualmente el 25% y el 30%.

Considerando todo esto, la ecuación final da un total de 3.100 anuales pesos anuales para una persona que tiene dos plásticos.

Descuentos que salen caros

De acuerdo con Boufflet, tomando como referencia el descuento más ofrecido en los comercios, que es del 20%, el usuario de un plástico debería consumir más de 31.000 pesos anuales en productos o servicios con descuentos y debería tener al menos la mitad de esa cifra en cada uno de sus plásticos.

De lo contrario, a la larga estaría acumulando más costos que ahorros. Por eso, la recomendación de los especialistas para aquellos que tengan varios plásticos apunta a controlar los gastos de renovación y de administración para chequear si se repagan con los descuentos conseguidos.

Asimismo, identificar cuáles son las tarjetas que ofrecen las rebajas más atractivas en rubros como combustible y supermercado, y también, priorizar los pagos con débito -siempre y cuando el descuento esté disponible en las dos formas de pago- porque incluyen la devolución del 5% del IVA.

Si quiere recibir más recomendaciones para hacer valer el poder de sus ahorros y no dilapidarlos en gastos innecesarios , recuerde que puede suscribirse al newsletter semanal y gratuito de Inversor Global. A través del mismo, nuestros especialistas le enviarán una serie de informes especiales para optimizar sus inversiones.

Para suscribirse en forma gratuita, simplemente haga un click aquí

Just over a minute later, following a brilliant shift where the line had the Caps bottled up in their own zone, Daniel Sedin broke free in the high slot and wired a slap shot past Washington goalie Michal NeuvirthTaylor is scoring runs in CC, played well in the tests he played last year and has an excellent first class record.michael kors outlet
And, as sexuality is a biological, psychlogical, and interpersonal factor of cultural experience, I am a sexual pluralist.prada uk
and where it’s notA very different and perhaps more even handed assessment was offered by Britain’s Guardian:

The number of new nuclear power stations entering the construction phase fell dramatically last year compared with previous years, in the aftermath of the incident at the Fukushima nuclear plant in Japan last March.prada outlet

Action from Regina High Schools Athletic Association high school football playoff game between Miller in red and O’Neill in white.michael kors outlet

Comment 1

  1. Diego Castelli

Deja tu respuesta