Bonos en dólares: las estrellas indiscutidas del mercado

Ante la inminencia de un acuerdo con los holdouts, los analistas se adelantan al salto en el precio de estos activos, que ya vienen de darle muchas alegrías a los inversores en los últimos años.

El mundo ya no es un lugar amable y el argentino –aunque viva mirándose el ombligo- ya lo sabe. Ya se enteró de que China crece pero no a la velocidad que demanda el mundo para ser feliz, que el precio del petróleo no se cansa de perforar mínimos históricos, que la inestabilidad en Medio Oriente preocupa y que Wall Street tuvo un comienzo de año para el olvido.

A este combo, nosotros le sumamos los desafíos habituales de nuestro país, donde un cambio de gobierno significa barajar y repartir de nuevo.

En este más que intenso inicio de la administración macrista, la normalización económica y financiera requiere de modificaciones profundas en las reglas del juego, las que -por supuesto- tiene su impacto en las cotizaciones de los activos financieros locales.

El levantamiento parcial del cepo cambiario, así como las tratativas para terminar con la deuda en default, dan algo de luz sobre cuáles serán las apuestas para este año.

Además de reactivar las negociaciones con los holdouts en Nueva York y empezar a diagramar una oferta,  la semana pasada El Cronista nos relataba la noticia que sigue:

El Gobierno pagará a bonistas italianos US$ 1.350 millones en efectivo por sus títulos en default

-Según los acreedores, Argentina reconocerá el 150% del capital, que asciende a US$ 900 millones. El Gobierno informó un interés del 3% anual. Declinarán de un juicio ante el CIADI.

El Gobierno y un grupo de bonistas italianos con títulos en default informaron ayer que alcanzaron un preacuerdo para saldar esa deuda, por la cual Argentina desembolsará US$ 1350 millones en efectivo.

La cifra y la forma de pago fueron informadas por los tenedores de deuda nucleados en la italiana Task Force Argentina (TFA) en un comunicado. La comunicación del Poder Ejecutivo evitó hablar del monto final y de cómo se saldará. Fuente oficiales consultadas no confirmaron ni desmintieron la información que difundió el grupo de bonistas con litigios contra el país desde el default de 2001.

Según se informó, la Argentina reconocerá el capital adeudado por u$s 900 millones. Sobre ese monto, indicó el Gobierno, aplicará un interés del 3% anual. Los italianos fueron más allá. Informaron que recibirán “un pago en efectivo por el 150% del capital”.

Como parte del preacuerdo, el grupo de acreedores desistirá de sus reclamos judiciales, que incluyen una sentencia a su favor por US$ 2.500 millones en el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (CIADI) del Banco Mundial.

De esta forma, el Gobierno no sólo muestra su voluntad de pago sino que le dice al mundo algo así: “Nosotros estamos haciendo todo para solucionar esto. Ahora la pelota está en la cancha de los holdouts. Si ellos (por los pendientes en Nueva York) no cooperan es porque prefieren que la situación se dilate y que la Argentina siga acumulando punitorios e intereses en su deuda impaga.

No obstante, los grandes inversores internacionales toman nota de este cambio de actitud. Tanto así que lo vienen anticipando.

El gráfico que sigue es elocuente.

1 (2)

La mira puesta en los bonos en largos dólares

De llegar a un acuerdo con los fondos buitres, el riesgo país podría caer incluso de manera más dramática, impactando positivamente en el precio de los bonos. Algo a lo que –como inversores- nos podemos adelantar.

Es por eso que los analistas ponen su lupa por estos días en los títulos en dólares de la curva larga, preferentemente de legislación local.

“Para un dólar con un tipo de cambio entre $ 13,50 y $ 14, los inversores prefieren bonos en dólares de largo plazo, como el Discount en dólares (DICA), y los Par”, dice Víctor Poma, de Puente a Fortuna.

En declaraciones a la revista Inversor Global, Gabriel Holand, director de HR Global Consultores Financieros, señala que “para nuestro país todo depende del éxito de las medidas de Mauricio Macri y su equipo. Por eso, buscaría bonos para ganar renta y que no estén muy sobre la curva. La estrategia es ganar renta y si se pierde algo de precio aguantar porque al final se cobrará el 100%”.

En el mismo sentido, Nery Persichini, editor de Revancha Argentina, añade que estos títulos “permiten acceder un dólar más barato que en el spot” y “que, además de cobertura, ofrecen un retorno en dólares. Es decir, la cantidad física de billetes aumenta año a año”.

Hagamos un ejercicio teórico. Hoy, dos de las vedettes del mercado son el Bonar 24 (AY24) y Discount 2033, en dólares, Ley Argentina (DICA). El primero tiene un rendimiento del 7,6%, al tiempo que el segundo uno del 7,1%.

Son retornos que ya casi no se ven en el mundo, no a este riesgo, y que seguramente no volveremos a ver en la Argentina, si continúa la normalización financiera.

Comprar dólares hoy –esperando el vencimiento del Bonar 24- significaría acceder al billete norteamericano a $ 10,15. En el caso del DICA a $ 7,3, aunque hay que esperar pacientemente hasta su vencimiento en 2033.

No se asuste, no es lo que le propongo. Es sólo un ejercicio teórico, pero sirve para entender dónde están las cotizaciones hoy y el rol protagónico de estos activos en el mercado local.

Nos reencontramos la semana que viene.

Un fuerte abrazo,

Ignacio.

 

Comentarios

Articulos Relacionados

Deja tu respuesta

Compartido