¿Vale la pena invertir en las monedas más devaluadas de hoy?

En este artículo de Inversor Global, conocerá qué divisas registraron el peor desempeño en 2015 a nivel internacional y sus perspectivas de rendimiento a futuro.

Tal como hemos reseñado en oportunidades pasadas, el mundo se encuentra librando una “Guerra de Divisas” desde el año 2010, fenómeno que consiste en la devaluación constante de las monedas de los países, principalmente para “robar” competitividad a otras naciones en términos de comercio exterior.

Más allá de ello, existen otros factores que convergen para dar lugar a la depreciación de una divisa, siendo uno de los más importantes, la creciente debilidad económica de una nación.

Durante 2015, esta batalla se agudizó, lo que trajo consigo grandes perdedores en términos de desempeño. ¿Quiénes son estas víctimas y qué les depara este año que recién comienza?

  1. Peso argentino

La moneda local acumuló una devaluación de 34,6% frente al dólar de los Estados Unidos en 2015, presentando con ello la peor performance registrada en el segmento de divisas el año pasado.

Sin embargo, es necesario recordar que esto se debe fundamentalmente al levantamiento del cepo cambiario luego de la asunción del gobierno de Macri en el mes de diciembre, lo que permitió corregir el atraso cambiario que existía en el país.

Se espera que el levantamiento de los controles impulse las inversiones en moneda local, que están siendo incentivadas mediante la suba de las tasas de rendimiento en el mercado de renta fija.

A la fecha, éstas superar el 30% anual, por lo que las alternativas en este sentido se perfilan como excelentes opciones para su cartera.

  1. Real brasileño

El comportamiento de la economía de Brasil ha sido bastante negativo en épocas recientes. De acuerdo con datos de CNN Money, el real se desplomo 32,9% en 2015, siendo la segunda divisa más devaluada a nivel mundial.

La gravedad de la situación financiera del país vecino se debe en gran parte a su dependencia de la exportación de materias primas como azúcar, café y metales, segmento que sufrió importantes bajas en los últimos años.

Por si fuera poco, los escándalos de corrupción han afectado severamente al emblema corporativo brasileño Petrobras, así como a diferentes personalidades de los negocios y la política nacional.

Los eventos desafortunados parecen no estar cerca de su fin en Brasil, por lo que la recomendación para los inversores es ser cautelosos con las oportunidades que involucren al Gigante del Sur.

  1. Rand sudafricano

La moneda del país retrocedió 25% en 2015. La caída en el precio de los commodities afectó a las compañías más importante de la nación.

Teniendo en cuenta que la actividad minera constituye un 50% de las ganancias provenientes del exterior de Sudáfrica, es fácil comprender la magnitud del impacto en el quiebre del sector de materias primas sobre la economía local.

En vista de que la tasa de desempleo sudafricana se ubica hoy en 25% y se espera que la inflación alcance 5,6% en 2016, queda claro que lo peor no ha pasado para este mercado emergente, por lo que el rand no se considera una alternativa confiable para diversificar la porción de su cartera dedicada a divisas.

  1. Lira turca

La lira perdió 20% de su valor el año pasado, con respecto al dólar. La economía de Turquía sufrió las consecuencias negativas que trajo consigo una combinación de incertidumbre política y el deterioro de aspectos como la seguridad en su territorio vecino, Siria.

La decisión de la Reserva Federal de los Estados Unidos (Fed) de incrementar las tasas de interés ha sido un factor de gran influencia sobre el territorio turco, puesto que la medida podría encarecer la deuda externa local.

De acuerdo con información de CNN Money, el Fondo Monetario Internacional (FMI) espera que Turquía alcance un crecimiento de 3,6% en 2016, cifra muy por debajo del 9% logrado en 2010 y 2011, motivo por el que el futuro de su moneda es incierto.

  1. Rublo ruso

2015 no fue el mejor año de Rusia. Las exportaciones petroleras, consideradas pulmón de su economía, colapsaron.  De esa manera, el rublo ha perdido 17% de su valor con respecto al dólar.

A pesar de que el presidente del país, Vladimir Putin, ha manifestado que lo peor ya pasó para Rusia, los indicadores macroeconómicos parecen demostrar lo contrario.

Sin embargo, el rublo presentó en 2015 perdidas menores que las registradas en 2014, año en el que se devaluó 41% frente al dólar.

La moneda rusa se presenta como una alternativa a considerar por aquellos inversores que se inclinar por las jugadas de negocios arriesgadas.

Sea cauteloso con su estrategia de inversiones en el marco de la Guerra de Divisas internacional.

Recuerde que Inversor Global puede ofrecerle más información sobre estas alternativas de inversión, así como detalles referentes a la estrategia sugerida para establecer presencia en ellas, a través de informes especiales elaborados por nuestro equipo de expertos.

Recíbalos suscribiéndose a nuestro  Newsletter gratuito haciendo click aquí.

Deja tu respuesta