“Son los estímulos, estúpido”

Los mercados hoy están buscando su verdadero valor sin la ayuda de un gobierno que, durante siete años, ha subsidiado el precio de las acciones y de los bonos que cotizan en las diferentes bolsas norteamericanas y europeas.

El famoso politólogo y ex asesor de Bill Clinton, James Carville, utilizó la frase “Es la economía estúpido” para describir lo que estaba ocurriendo con las elecciones presidenciales norteamericanas del 1996.

En varias ocasiones Inversor Global ha publicado en su producto Mercado en 5 Minutos, que el mercado de capitales estaba viviendo una nueva burbuja financiera alentada por el bajo costo del capital y por estímulos ofrecidos por el Gobierno de los Estados Unidos.

La crisis financiera de 2008 detonada por el colapso de las hipotecas de baja calidad, llevó a las autoridades de Washington a crear un programa de estímulos monetarios y a la Reserva Federal a bajar la tasa de interés de referencia hasta prácticamente 0%. De esta manera, los tan golpeados mercados de capitales, pudieron dejar atrás un fin de año 2008 y un comienzo de 2009 que han pasado a la historia como uno de los peores en la historia bursátil mundial.

Pero como decía el gran Milton Friedman, “No hay nada más permanente que un programa gubernamental temporario”. Y esto es exactamente lo que ocurrió con los mercados de capitales cuyos participantes se volvieron adictos a los estímulos monetarios, obligando al Gobierno central y a la Reserva Federal a ofrecer estos estos beneficios para estimular un mercado deprimido.

El resultado está a la vista.

estimulos

¿Qué ocurre cuando los gobiernos participan, de manera directa o indirecta, en los mercados bursátiles?

Antes, ofrezco una definición.

Estímulo monetario (QE su siglas en Inglés): Los bancos centrales del mundo utilizan esta herramienta para inyectar dinero en la economía. Mediante el QE, un banco central compra activos que los bancos privados tienen en sus balances, agregando así efectivo en las arcas de las entidades financieras. Posteriormente, los bancos usan estos nuevos fondos para ofrecer préstamos al mercado y comprar bonos o acciones en las diferentes plazas bursátiles.

Es decir, el gobierno inyecta efectivo a la economía con el único propósito de reinvertirlo en los mercados de capitales. Para muchos, esto es una locura pero para otros es algo sano.

El gráfico anterior muestra los tres estímulos monetarios (QE) que el Gobierno de los Estados Unidos implentó desde 2008 hasta el año pasado. Como se puede observar, cada vez que la primera economía mundial “metió mano” en el mercado bursátil, las acciones crecieron. Este gráfico representa el comportamiento del índice S&P 500, uno de los dos termómetros de las bolsas neoyorquinas.

Por lo contrario, cada vez que el Gobierno suspendió el estímulo, las acciones bajaron o se mantuvieron estables sin rumbo concreto.

Hoy, podemos ver que ya no existe estímulo monetario en el mercado de capitales desde finales de 2014, momento en el cual las acciones que cotizan en Wall Street, comenzaron a perder valor. Esta pobre situación bursátil, comenzó a agravarse en diciembre de 2015 cuando la Reserva Federal subió la tasa de interés de referencia, terminando 10 años de acceso a capital barato. Las empresas obtenían préstamos para comprar acciones en la bolsa, incrementando así su valor de mercado.

Finalmente, llegó el 2016 y la ausencia de QE en los Estados Unidos, las tasas de interés de referencia más caras y noticias geopolíticas, están causando la crisis actual. Puedo contarte más, pero no es mi deseo aburrirte. Solo es necesario saber que las acciones hoy están buscando su verdadero valor sin la ayuda del gobierno. Suena muy extraño para el Capitalismo pero, lamentablemente, es así.

La Reserva Federal norteamericana no puede decir que existe una burbuja financiera porque inmediatamente habría un colapso bursátil de dimensiones nunca vistas. Por este motivo, el Directorio de la Fed, argumentó que la economía de los Estados Unidos estaba mostrando signos inflacionarios y era hora de enfriar la economía subiendo la tasa de interés de referencia. Existe tan solo un problema: la primera economía mundial ya estaba fría.

Saludos cordiales

Sebastián Maril

Editor Mercado en 5 Minutos

Comment 1

  1. Ariel

Deja tu respuesta