Preocupación mundial por préstamos al sector petrolero

Según la Reserva Federal norteamericana, el 9,5% de todos los préstamos al sector se pueden considerar como “basura” y en riesgo de caer en cesación de pagos. Este porcentaje equivale a un riesgo de US$ 345.000 millones que los bancos norteamericanos poseen en sus balances.

El mundo financiero está altamente preocupado por un riesgo específico  asociado a la estrepitosa caída del precio internacional del crudo, y lo compara a la crisis hipotecaria de los Estados Unidos en el año 2008.

Para encarar un emprendimiento petrolero, las empresas acuden a las entidades financieras para obtener financiamiento y fondear así el desarrollo de las instalaciones en las regiones ricas en petróleo alrededor del mundo.

Con un precio por barril cercano a los US$100, los bancos ofrecieron miles y miles de millones de dólares al sector, quienes utilizaban sus jugosas ventas para pagar estos préstamos. Hoy, con el precio internacional del petróleo coqueteando con los US$25 por barril, una docena de empresas petroleras en los Estados Unidos han dejado de existir, y aquellas que aún siguen en pie, comienzan a tener problemas para pagar los préstamos que consiguieron para financiar su crecimiento.

Según informó la agencia de noticias Reuters, la cantidad de préstamos al sector petrolero considerados “basura”, ha saltado de 3,6% en 2015 a 15% al 2016 y, a medida que el crudo continúe en niveles muy bajos, este porcentaje seguirá creciendo.

La semana pasada, tres grandes bancos en Wall Street informaron al mercado que comenzaron a reservar fondos para cubrir un posible incremento en la moratoria en estos préstamos. Los gigantes Wells Fargo, Citibank y JP Morgan, ya han creado un fondo de reserva por un total de US$2.250 millones para cubrir estos pagos. Wells Fargo dice tener US$ 17.000 millones en préstamos al sector y Citi estimó que el incremento en la morosidad de estos préstamos, significaría una pérdida de US$600 millones.

fondo-reserva

El gigante de Wall Street JPMorgan, dice no estar preocupado por los US$ 42.000 millones en préstamos al sector petrolero que tiene en cartera porque, si se incrementa el default de estos préstamos, espera pérdidas por “tan solo” de US$ 745 millones o un equivalente a una fracción mínima de los ingresos trimestrales del banco.

Pero la realidad no es la misma para los pequeños bancos regionales que se apuraron a extender líneas de crédito al sector y ahora se encuentran en una delicada posición financiera si las petroleras comienzan a fallar en sus pagos. Según la Reserva Federal norteamericana, el 9,5% de todos los préstamos al sector se pueden considerar como “basura” y en riesgo de caer en cesación de pagos. Este porcentaje, aunque inferior al ofrecido por Reuters, equivale a un riesgo de US$ 345.000 millones que los bancos norteamericanos poseen en sus balances. Realmente preocupante.

Es muy temprano para concluir que esta sea la nueva burbuja financiera de los préstamos hipotecarios subprime de 2008, pero los primeros indicios, muestran que, a estos precios internacionales, la morosidad solo subirá.

Te mando un cordial saludo.

Sebastián Maril

Editor de Mercado en 5 Minutos

@SebastianMaril

Comentarios

Articulos Relacionados

Deja tu respuesta

Compartido