¿Por qué China debió suspender sus Bolsas?

Por primera vez en la historia, las autoridades del gigante asiático se vieron obligadas a cerrar las operaciones de sus mercados bursátiles. En este artículo, descubra por qué.

La primera jornada bursátil del año comenzó con sorpresas: tras una dramática caída, el mercado bursátil de China se vio obligado a cerrar sus operaciones antes de tiempo.

¿Qué pasó?

Cuando la caída del  índice chino CSI 300 promediaba el 5% a comienzos del día, se activó un mecanismo automático conocido como “interruptor de circuito”. Éste suspende la compra-venta de acciones durante una sesión con el objetivo de limitar la volatilidad y no repetir el pánico experimentado en agosto de 2015, cuando se llegaron a registrar caídas de hasta el 8,5%.

Como consecuencia, inmediatamente las operaciones se detuvieron durante 15 minutos. Sin embargo, ésto no bastó para frenar las caídas. El funcionamiento de las Bolsas se reanudó y a los pocos minutos volvieron a ceder otro 2%. En ese momento sí, la actividad se suspendió por completo de manera automática.

De este modo, y faltando una hora y media para su cierre habitual, el parqué de Shanghái perdió un 6,85%, mientras que Shenzhen -donde cotizan las tecnológicas- sufrió una pérdida de 8,16%, la mayor caída en meses.

¿Por qué cayó?

Uno de los factores que explica el desplome de hoy fue el estudio de la actividad manufacturera, el cual que auguró resultados poco alentadores para la economía china. Este índice, denominado Caixin/Markit (PMI), se contrajo por décimo mes consecutivo hasta los 48,2 al mantenerse débil la demanda y producirse recortes de empleo y producción en las fábricas del gigante asiático.

En este sentido, cabe remarcar que cualquier registro por debajo de 50 señala una contracción del sector, mientras que por encima de 50 indica crecimiento.

Estos números desalentadores, sumados a la incertidumbre que genera la inestable situación de Medio Oriente y sus posibles efectos sobre el precio del crudo, así como también la devaluación del yuan por parte del Banco Central a su nivel más bajo desde mayo de 201 fueron los desencadenantes del desplome.

El impacto en el mundo 

Las caídas que experimentaron las Bolsas chinas terminaron contagiando a los demás índices asiáticos, quienes sufrieron caídas generalizadas. Por su parte, las Bolsas europeas también acusaron recibo de lo sucedido: Frankfurt, Londres, Madrid y Milán, entre otros, experimentaron descensos en su apertura.

Sin dudas, este desplome nos da el puntapié para pensar y esperar una fuerte volatilidad durante el resto del año. Ante este escenario, lo mejor es estar preparado.

Si quiere estar informado sobre los sucesos más importantes del mercado y cómo impactan en sus inversiones, recuerde que puede consultar el newsletter gratuito de Inversor Global. A través de él, nuestros especialistas le contarán día a día cuáles son las mejores herramientas para manejar su dinero tanto en la plaza local como internacional y estar preparado ante las contingencias de los mercados.

Si todavía no lo recibe, puede pedirlo con un click aquí.

Deja tu respuesta