Esta inversión poco convencional podría salvar su cartera

En este artículo de Inversor Global, conocerá la alternativa que muchos están empleando como instrumento de protección y que nada tiene que ver con los refugios financieros tradicionales.

La oleada de ventas en el mercado accionario producto de la incertidumbre que reina en la escena, ha dado lugar a la búsqueda de mecanismo alternos de protección del capital por parte de los inversores.

El segmento de divisas ha sido uno de los principales destinos de interés en este sentido. Sin embargo, ante el caos generado por la guerra de divisas, las opciones confiables no son muchas.

De esa manera, figura una moneda en particular que registra un comportamiento muy superior al de sus pares. Se trata del yen japonés, que en lo que va de año ha registrado una suba de 3% con respecto al dólar, según datos de CNBC.

Esta divisa tiende a desempeñarse positivamente en épocas de turbulencia debido a su efectividad como instrumento de financiamiento.

¿Vale la pena invertir en esta peculiar alternativa?

En vista de que el Gobierno japonés ha mantenido las tasas de interés cercanas a cero por años, el yen ha sido empleado como una fuente “barata” de financiamiento para realizar jugadas de inversión especulativas, aprovechando la hostilidad del contexto.

Sin embargo, a medida que el pánico hace de las suyas en los mercados de todo el mundo, los inversores están desarmando las negociaciones a largo plazo y definiendo posiciones en corto con la moneda japonesa.

Los expertos aseguran que se trata de una tendencia en evolución, puesto que aún cuando en los últimos años muchos han optado por alternativas denominadas en yenes, ahora la estrategia se define con un horizonte de tiempo más inmediato y en función de la especulación.

De acuerdo con una publicación de CNBC, la moneda se fortalecerá aún más a futuro, debido a que las turbulencias en la plaza no cesarán próximamente.

En el marco de Wall Street, esto puede significar más tropiezos, ya que da lugar a fuga de capitales por parte de los inversores que busquen posicionarse en activos denominados en una divisa más sólida.

Desde el punto de vista de las compañías japonesas, la tendencia traería consecuencias negativas al restar competitividad a sus exportaciones, que ya han sido golpeadas por la situación económica de China y la volatilidad en la plaza.

Al mismo tiempo, las firmas estadounidenses que importan tecnología de Japón sufrirán una reducción en sus márgenes de rentabilidad ante un mayor avance del yen.

Vías alternas

A medida que la divisa japonesa se vuelve más popular, es más caro posicionarse en ella, por lo que algunos recomiendan diversificar la estrategia teniendo en cuenta a instrumentos como el oro, destinar una porción del capital a dinero y líquido y por supuesto algunos activos en yenes.

De acuerdo con información de Casey Research, el oro ha ascendido 3,8% en lo que va de 2016, puesto que el caos es su catalizador por excelencia y a medida que éste se mantenga, su cotización continuará en avance.

Aunque no se puede tener certeza del comportamiento que tendrá lugar en los diferentes segmentos del mercado, es posible estar preparado para las eventualidades. Es por ello, que usted como inversor debe tener consciencia de las consecuencias que podría traer consigo la agudización de la guerra de divisas actual.

Obtenga una visión clara del panorama, a través de este Informe Especial preparado por Inversor Global exclusivamente para usted.

Comentarios

Articulos Relacionados

Deja tu respuesta

Compartido