¿Conviene invertir en empresas que recompran acciones?

Si no conocía esta estrategia, en este artículo se la presentamos y le contamos cómo puede utilizarla a su favor. Además, encontrará una recomendación especial.

Seguramente más de una vez habrá escuchado el término “recompra de acciones”, pero ¿sabe lo que significa?

Una recompra se produce justamente cuando una empresa adquiere sus propias acciones. Y aunque esto pueda hacerse a través de ofertas directas, lo más habitual es que la compañía en cuestión participe como un comprador más en el mercado accionario de manera recurrente.

Ahora bien, ¿por qué lo hacen?

Los programas de recompra de acciones han ido aumentando en los últimos años y en la actualidad cada vez son más las firmas que deciden hacerlo. Cuando ésto ocurre, la empresa mantiene su capitalización bursátil, sigue ganando la misma cuantía de dinero, pero la cantidad de acciones en circulación, conocida como free float, pasa a ser menor, lo que incrementa el valor de las mismas.

Dicho en otras palabras: la torta vale lo mismo, pero pasa a estar repartida en menos porciones, por lo que el valor de cada porción pasa a ser mayor.

En este sentido, al igual que los dividendos, las recompras de acciones son un mecanismo empleado por las empresas para distribuir dinero entre sus accionistas. Mientras los primeros son pagos en efectivo que tienen un impacto bastante directo sobre la rentabilidad del inversor, las segundas aumentan el valor que recibirá cada accionista por sus papeles.

¿Qué hay que tener en cuenta?

A la hora de invertir en jugadores con programas de recompra, un artículo publicado en Sala de Inversión afirma que hay que tener en cuenta la valuación de las acciones para determinar si se está pagando un precio adecuado por las mismas.

Las compañías tienden a recomprar acciones en períodos de bonanza, momento en el que el negocio genera buenas sumas de efectivo disponible para retribuir a los inversores.

Y si bien esta estrategia tiene sentido desde el punto de vista de la disponibilidad de fondos, puede llevar a pagar un precio demasiado alto por los papeles, ya que generalmente cuando a una empresa le va bien en términos financieros, ésto se refleja positivamente sobre los precios de sus activos en el mercado.

Por el contrario, una buena estrategia corporativa sería acumular fondos en los tiempos de buen desempeño para optar por recomprar acciones cuando la marcha del negocio sea menos alentadora y el valor de los activos haya caído.

Teniendo en cuenta todo esto, la recomendación es evitar invertir en las compañías que tiendan a recomprar papeles a precios demasiado elevados. Asimismo, también se deb considerar que la recompra esté pensanda en función de un monto de dinero y no de una cantidad específica de acciones.

Pero eso no es todo… 

¿Quiere conocer qué compañía acaba de anunciar una mejora en sus previsiones y un aumento en su programa de recompra de acciones? En este informe especial gratuito de Inversor Global se la presentamos.

Deja tu respuesta