¿Cómo afecta el petróleo barato a su cartera?

El comportamiento de los precios del crudo ha tenido mucho que ver con la tendencia bajista presente en el mercado actualmente. ¿Qué significa esto para sus inversiones?

Los expertos han calificado al comportamiento reciente del mercado como un fenómeno que tiene lugar, entre otros motivos, a raíz de la volatilidad en los precios del petróleo.

Si éste baja, el dramatismo se acentúa en la plaza, si por el contrario el commodity sube, un atisbo de optimismo se manifiesta.

El crudo y la renta variable han mantenido una estrecha relación en términos de resultados en lo que va de 2016. Ante el desplome del valor del barril de crudo a 26 dólares la semana pasada, el índice S&P 500 descendió a niveles no vistos desde abril de 2014.

De esa manera, luego del repunte de 23% del petróleo en los últimos días, las acciones mostraron subas significativas.

Se trata de una tendencia inusual, puesto que durante la última década las Bolsas en general no han presentado correlación alguna en este particular, por lo que los analistas aseguran que los fundamentos no están ejerciendo influencia  en la escena financiera en este momento.

Estamos viviendo épocas dominadas por el pánico.

Inversiones en tiempos de petróleo barato

En vista de que el petróleo no es un elemento clave de la economía estadounidense, su influencia sobre el comportamiento de la plaza neoyorkina no ha sido representativa en el pasado.

Según datos de CNN Money, el sector energético ocupa menos del 3% de la economía del país del norte.

En esa línea, para que Wall Street retome el sendero de la bonanza es necesario un enfoque en los fundamentos de las empresas y no en el caos del crudo. Para ello es necesario que la volatilidad vinculada a los precios del commodity disminuya considerablemente.

Pero, ¿Por qué la caída en los precios del petróleo ha sido objeto de tanta preocupación?

En primer lugar, el crudo barato provoca recortes de producción para las petroleras estadounidenses, lo que se refleja en las ganancias de las mismas  y en la economía de estados como Texas o Dakota del Norte, puesto que dependen en gran medida de los ingresos de la industria.

Es importante tener en cuenta que un quiebre del segmento energético produce un efecto derrame hacia otros rubros. Tal es el caso del sector financiero, que podría verse afectado seriamente por los incumplimientos de pago vinculados a la deuda corporativa de las petroleras.

Por otro lado, el quiebre  petrolero impacta negativamente sobre países exportadores como Rusia, Venezuela y Brasil, lo que refuerza los temores sobre el surgimiento de una crisis crediticia en los países emergentes.

A pesar de lo dicho, los especialistas consideran que eventualmente los fundamentos prevalecerán trayendo consigo el ajuste necesario en el mercado, por lo que la situación actual debe ser entendida como una realidad de corto plazo.

Por lo pronto, los inversores pueden aprovechar el momento para posicionarse en aquellos activos que independientemente de la volatilidad, se benefician del petróleo barato a medida que aumenta el consumo que su vez es producto del ahorro de los consumidores en costos de combustible.

Sumado  a ello, la temporada de balances financieros que recién comienza puede ayudar a romper con el paradigma de pesimismo impuesto por el la baja del crudo, una vez que se identifiquen las empresas que están registrando buenos resultados en su actividad.

Si desea conocer cuáles son las principales firmas que están siendo favorecidas por el descenso en los precios del commodity, acceda a este Informe Especial totalmente gratuito que Inversor Global preparó exclusivamente para usted.

Deja tu respuesta