¿Quiénes pierden con la victoria del yuan?

Recientemente el FMI incorporó a la moneda china a su canasta de divisas internacionales de reserva. Sin duda, se trata de un gran avance para el Gigante Asiático, pero ¿qué significa esto para el resto de los jugadores en la dinámica financiera global?

A partir de octubre de 2016, el renminbi ocupará oficialmente el 11% de la canasta de divisas de reserva perteneciente al Fondo Monetario Internacional (FMI), también conocida como Special Drawing Rights o SDR.

La medida representa un gran logro para China, país que se ha dado a la tarea de convertirse en un jugador de influencia clave en la dinámica económica y financiera mundial. Sin embargo, la acción también tendrá un impacto negativo sobre las divisas que pierden terreno ante el avance del yuan.

Los perdedores

Sin duda alguna, la decisión de sumar a la divisa asiática al conglomerado de SDRs incrementará significativamente la demanda de la misma, al tiempo que otras monedas tendrán menos presencia.

De hecho, el euro perderá 6,5% de su espacio en la canasta, mientras que la libra esterlina cederá 3,2%, según datos de CNBC.

Durante el período que va desde 1870 hasta 1920, la libra ostentó el liderazgo de las monedas de reserva a nivel internacional, posición ocupada posteriormente por el dólar estadounidense.

En las últimas décadas, la divisa del Reino Unido se ha mantenido en torno al 11%, en términos de peso dentro de la canasta de SDRs, aunque fuera de esta, solo ocupa entre 4 y 5% de la reservas en moneda extranjera a nivel global, lo que evidencia su pérdida de fuerza.

Por su parte, el euro había ganado 37,4% de terreno desde su inclusión al conglomerado del FMI en 1999, como sustituto del franco suizo y el marco alemán. En esa línea, la actual reducción de su peso será la primera de la divisa europea desde su entrada a la canasta.

A nivel mundial, la moneda pasó de ocupar un 27% para 2010, a 20% en 2015.

En ese sentido, tanto la libra como el euro experimentaron retrocesos luego de conocerse la medida de inclusión del yuan, por parte del FMI.

Un avance a paso firme

De acuerdo con las estimaciones del banco de inversión Morgan Stanley, se espera un flujo de activos denominados en yuanes equivalentes a 2 billones de dólares en los próximos 10 años, a medida que la divisa china fortalece su rol de reserva global.

El avance del renminbi viene cocinándose hace algunos años.  Según CNBC, alrededor de 40 bancos centrales  incorporaron la moneda a sus fondos de reserva entre 2010 y 2014.

Gran parte de los países que ejecutaron esta acción se vieron influenciados por la tendencia a desafiar el dominio del dólar estadounidense, moneda que se espera también ceda terreno dentro de la canasta de SDRs en los próximos 5 años.

No obstante, el yuan aún tiene un largo camino por recorrer para representar una amenaza real frente al dólar, que abarca 60% de las reservas internacionales y 42% en el conglomerado del FMI.

Teniendo en cuenta esta dinámica, los inversores deben tomar cartas en el asunto y apostar por diversificar la porción de su cartera que corresponde al segmento de monedas, antes de que la divisa china cobre aún más impulso.

Una jugada de inversión en yuanes implica un acierto garantizado a largo plazo. En ese sentido, usted puede optar por analizar los títulos de deuda denominados en la moneda asiática que se ofertan en las plazas europeas para los inversores extranjeros.

Recuerde que Inversor Global puede ofrecerle asesoramiento sobre las diversas estrategias y alternativas de inversión que usted debe tener en cuenta  para hacer negocios en el contexto local e internacional, a través de informes especiales elaborados por nuestro equipo de expertos.

Recíbalos suscribiéndose a nuestro  Newsletter gratuito haciendo click aquí.

Deja tu respuesta