¿Por qué Draghi dejó al mercado con ganas de más?

La extensión de las políticas monetarias manejadas por el BCE en Europa no cumplió con las expectativas de los inversores. ¿Qué llevó al presidente de la entidad a tomar un enfoque conservador al respecto?  

“Siempre déjalos con ganas de más”.

Este dicho tan popular a nivel mundial parece ser la insignia del presidente del Banco Central de Europa (BCE), Mario Draghi.

En días pasados, Draghi dio a conocer los parámetros de extensión del programa de estímulos monetarios que entró en vigencia a comienzos de 2015 en la zona Euro.

Según datos de CNBC, la entidad europea incrementará la compra en los bonos a adquirir en el futuro inmediato. No obstante, ésto no aplica a la recompra establecida inicialmente para los títulos soberanos por un monto de 60.000 millones de euros. Al mismo tiempo, se estipuló una tasa de depósito negativa en torno a 0,3%, a pesar de que los analistas esperaban que ésta se ubicara en -0,4%.

Ante las medidas, más de un inversor quedó decepcionado, puesto que se auguraba mayor agresividad en las políticas.

La reacción en los mercados

Luego de conocerse la noticia, las Bolsas internacionales experimentaron caídas. Según datos de CNN Money, el Dow Jones, el S&P 500 y el Nasdaq en los Estados Unidos retrocedieron más de 1% en promedio.

Por su parte, el Nikkei de Japón perdió más de 2%, mientras que el DAX de Alemania y el CAC de Francia se desplomaron casi 4%.

En el segmento de monedas, el dólar retrocedió, al tiempo que el euro avanzó.

Los motivos de Draghi

Los economistas no tardaron en culpar a Draghi del caos desatado. Sin embargo, es importante considerar las declaraciones del representante del BCE, con respecto al matiz de las medidas tomadas.

De acuerdo con un reporte de Market Watch,  Draghi explicó que los estímulos volcados a la economía del viejo continente a comienzos de año han comenzado a hacer efecto, provocando una desconexión entre el índice inflacionario de la región y la caída en los precios  del petróleo.

De esa manera,  teniendo en cuenta las señales de progreso el BCE decidió adoptar un enfoque más conservador, dejando la puerta abierta a nuevas medidas en el futuro, en caso de ser necesario.

En el mes de noviembre, el indicador de actividad industrial mostró su avance más representativo de los últimos 19 meses, mientras la variable de servicios registró su mejor desempeño en los últimos 4 años y medio, por lo que el argumento de Draghi es bastante válido.

Sin embargo, este cambio repentino de panorama se convierte en un factor de peso en el incremento de la volatilidad en el mercado. Más aún si se tiene en cuenta que la Reserva Federal de los Estados Unidos podría ejecutar una suba de tasas de interés antes de cierre de año.

Evidentemente, esto se traduce en más incertidumbre para el inversor. En ese sentido, la recomendación en este caso, es mantener o, en su defecto, ampliar la diversificación de su cartera en la medida de lo posible, puesto que muchos segmentos del mercado se están viendo comprometidos ante la dinámica de los bancos centrales del mundo.

En esa línea, es conveniente mantener parte de su portfolio en activos refugio como el oro, que a pesar de encontrarse en una tendencia a la baja, históricamente ha sido una jugada estratégica para blindar el patrimonio.

Recuerde que Inversor Global puede ofrecerle asesoramiento sobre las diversas estrategias y alternativas de inversión que usted debe tener en cuenta  para hacer negocios en el contexto local e internacional, a través de informes especiales elaborados por nuestro equipo de expertos.

Recíbalos suscribiéndose a nuestro  Newsletter gratuito haciendo click aquí.

Deja tu respuesta