La normalización de la economía argentina comienza en Nueva York

A tan solo 10 días de asumir como presidente de los argentinos, Mauricio Macri ya sabe que su primer viaje internacional será al vecino Brasil. Hoy explico por qué el destino por  excelencia para el gobierno entrante debe ser la ciudad de Nueva York, lugar donde comienza la recuperación económica argentina.

Todas las miradas están puestas en el primer viaje del presidente-electo Mauricio Macri.

Hoy le quiero contar que es tradición que los líderes mundiales, cuando recién son electos, realicen su primer viaje oficial a aquella nación que consideren como la más importante, tanto políticamente como también comercialmente. En la mayoría de los casos, este viaje se lleva a cabo dentro de los primeros 90 días de la presidencia y no hay una agenda bilateral específica sino generalidades de cara al futuro.

El líder de Cambiemos, anunció la semana pasada que le gustaría que su primera visita internacional fuese a Brasil para reunirse con la presidente del mayor socio comercial que tiene nuestro país. Aunque este primer viaje es una parada obligada para un presidente entrante de la República Argentina, la prioridad de la nueva administración debe ser otra. La primera visita debe ser la ciudad de Nueva York.

Si aún no está al tanto, 245 Park Avenue en la bellísima ciudad de Nueva York, alberga las oficinas de Daniel Pollack, el encargado de mediar entre la República Argentina y sus acreedores (los fondos buitre o holdouts) quienes buscan cobrar cerca de US$ 10.000 millones adeudados por nuestro país.

Ningún acuerdo entre Argentina y sus acreedores se cerrará sin antes haber sido mediado por Pollack, pero tampoco ningún acuerdo podrá oficializarse sin que antes el Congreso de la República Argentina, derogue la Ley de Pago Soberano y la Ley Cerrojo.

Para esto hace falta consenso político y Mauricio Macri deberá mostrar ser un hábil estratega y lograr el apoyo de un Congreso dividido.

Tal vez el nuevo presidente-electo argentino esté en lo correcto al indicar que su primer viaje será al país vecino, pero el primer viaje de su administración, debe ser Nueva York y debe ser antes del 10 de diciembre cuando oficialmente se produzca el cambio de mando.

Para la República Argentina, mantener buenas relaciones con Brasil es una obviedad y el presidente-electo Macri, debe prioritizar al largo plazo mantener muy buenas relaciones, no solo con Brasil, sino que también con aquellos países que ofrezcan a Argentina una inserción en los mercados internacionales de los cuales el país se ha mantenido ausente durante un largo tiempo.

La salida del default es la prioridad absoluta para Argentina ya que los principales problemas que afectan a nuestra economía, se derivan de la falta del ingreso de dólares genuinos y de la ausencia de inversión externa a raíz del aislamiento financiero que sufre Argentina por culpa del default.

Nuestra publicación Mercado en 5 Minutos pudo saber que, desde septiembre, existen conversaciones extraoficiales entre allegados a Mauricio Macri y los acreedores internacionales. Tal vez esta realidad acelere los tiempos para llegar a un posible acuerdo pronto, pero el “embargo financiero” que sufre Argentina, no podrá levantarse hasta que el Juez Federal Thomas Griesa, ordene la reinserción de la cautelar que suspende su propio fallo de 2012.

El Juez Griesa solo aplicará esta cautelar si los acreedores argentinos, liderados por NML Capital y Aurelius Capital Management, se lo piden y estos holdouts no lo harán hasta que Argentina muestre gestos de querer negociar y pagar lo adeudado. Por este motivo, los caminos hacia la normalización económica de la República Argentina conducen a Nueva York, no a Brasilia.

El presidente-electo Macri debe enviar un grupo de representantes, formado por expertos en materia de finanzas y negociaciones de altas finanzas internacionales, a esta ciudad norteamericana en los próximos días. Este es el claro gesto de acercamiento argentino que buscan los holdouts.

Si se llegara a conocer la noticia de la existencia de este viaje, Macri habrá dado un inteligente primer paso y Argentina se encontrará cerca de salir del default que afecta a todos los argentinos desde junio de 2014.

Un saludo,

Sebastián

 

Deja tu respuesta