Christine Lagarde tiene una recomendación de inversión para usted

El FMI anunció la incorporación del yuan en la canasta internacional de monedas de reserva que maneja el organismo, dando con ello un gran impulso a la divisa en términos de posicionamiento. ¿Cómo pueden los inversores aprovechar este acontecimiento?

Durante los últimos años, el gobierno de China se ha dedicado a trabajar arduamente en pro de  un objetivo específico:

Lograr que el yuan sea reconocido oficialmente como moneda de reserva a nivel internacional.

Esta meta tiene bastante sentido si se tiene en cuenta que la economía del país es la segunda en importancia a nivel mundial. En esa línea, lo más lógico es que su divisa esté en sintonía con este estatus.

Luego de los acontecimientos recientes, Beijing parece estar cumpliendo con el propósito. El pasado 30 de noviembre, el Fondo Monetario Internacional (FMI) anunció que el yuan pasará a formar parte de a canasta de divisas de reserva, controlada por el organismo.

Este selecto grupo de monedas del FMI, también conocido con SDR está compuesto actualmente por el dólar estadounidense, el yen japonés, el euro y la libra esterlina.

El ingreso al club VIP

De acuerdo con una publicación de La Nación, los expertos aseguran que luego del anuncio emitido por la entidad conducida por Christine Lagarde, lo más probable es que el yuan haga efectiva su entrada a la canasta de los SDR para el 1 de octubre de 2016.

Se trata de un paso sumamente importante para la moneda china, en vista de que este conglomerado de reserva es utilizado por los bancos centrales del mundo, así como demás entidades financieras, para cumplir con pagos de deuda externa y ajustar las tasas de cambio.

Si se tiene en cuenta que el yuan es la quinta divisa más utilizada del mundo, abarcando un 2,45% del total de pagos a nivel internacional, es más que lógico su ingreso formal al grupo de monedas de reserva del mundo.

Desde la óptica del inversor

Según un reporte de BBC Mundo, la inclusión de la divisa tiene un efecto principalmente simbólico en términos de economía internacional. No obstante, los beneficios van más allá del prestigio que la medida le otorga a China.

Con ello se hace referencia a la perspectiva y reacción de los inversores al respecto. Sobre todo ante una escena bursátil fuertemente convulsionada, que arroja señales de mayores turbulencias a futuro.

El posicionamiento del yuan como moneda de reserva apoya el perfil de crédito del Gigante Asiático.

En esa línea, usted como inversor puede considerar con plena confianza la sugerencia que le hicimos en publicaciones pasada, para su cartera.

Como bien recordará, la bolsa de Londres y Fráncfort ofrecen la posibilidad de fijar presencia en títulos de deuda denominados en yuanes, una oportunidad perfecta para diversificar la porción de su cartera destinada a divisas.

Según datos de La Nación, ya se están preparando los primeros acuerdos petroleros en yuanes dentro del marco de acción del mercado de valores de Shanghai, siendo esta otra opción con potencial para su portfolio.

Si aún tiene dudas, tenga en cuenta que los analistas sugieren que para el año 2030, la moneda china será una de las tres divisas más importantes de globo, junto al dólar estadounidense y el euro.

Recuerde que Inversor Global puede ofrecerle asesoramiento sobre las diversas estrategias y alternativas de inversión que usted debe tener en cuenta  para hacer negocios en el contexto local e internacional, a través de informes especiales elaborados por nuestro equipo de expertos.

Recíbalos suscribiéndose a nuestro  Newsletter gratuito haciendo click aquí.

 

Deja tu respuesta