Una tormenta perfecta acecha a Petrobras

La compañía petrolera brasileña atraviesa una situación compleja. Pronto deberá empezar a hacerse cargo de su deuda y los inversores están muy preocupados por ello. ¿Puede entrar en default? En este artículo, despejamos las dudas.

Tantos años de tomar crédito barato en el mercado internacional se le están volviendo en contra a Petrobras. Con un pasivo que al 30 de septiembre rondaba los 127.500 millones de dólares, la compañía estatal brasileña se ganó el título de “la petrolera más endeudada del mundo”.

El tema es que ahora deberá empezar a pagar sus cuentas, ya que de este total, unos 24.000 millones de dólares vencen en 2016 y 2017.

¿Qué hará la compañía?

De acuerdo con inversores y analistas, Petrobras tiene tres opciones: el pago, la reestructuración o el incumplimiento. Para colmo, su estrategia de acumular deuda en dólares ha resultado adversa, ya que tanto el real como el precio del petróleo se han desplomado en el último año.

“La deuda de Petrobras es muy abultada y, encima, una gran parte de la misma está en dólares por lo que la devaluación del real del último año ha hecho más pesada la carga cuando medimos la deuda en moneda doméstica”, indicó Diego Martínez Burzaco, economista jefe de Inversor Global.

Medida en moneda local, Petrobras informó la semana pasada que su deuda total al final del tercer trimestre se había disparado 44% respecto de finales de 2014  hasta los 506.580 millones de reales. Por eso, en un intento por calmar a sus inversores, la compañía delineó a principios de año un plan para vender activos por 15.100 dólares entre 2015 y 2016 con el objetivo de utilizar las ganancias para pagar su deuda.

Sin embargo, según señala Wall Street Journal, las ventas de activos no están funcionando bien y, mientras tanto, Petrobras sigue endeudándose en el mercado internacional.

¿Puede entrar en default?

La situación que atraviesa la petrolera brasileña es muy compleja.

Sus bonos a 2020 fueron duramente castigados por los inversores y las calificadoras de riesgo y actualmente cotizan a 81,95 centavos por dólar. En tanto, sus acciones preferentes cerraron el miércoles con un alza de 0,8% a 7,82 reales, mientras que en 2010 cotizaban a 26,30 reales por papel.

Y como si todo esto fuese poco, los precios del petróleo se ubican a menos de la mitad de los 100 dólares que cotizaban en los últimos años. Sin embargo, y a pesar de estos desafíos, muchos analistas ven poco probable que la compañía incurra en un default.

“No veo la posibilidad de un default en el corto plazo porque los recursos líquidos con los que cuenta la empresa son grandes, aunque no infinitos. Pero si en algún momento pierde la calificación de grado de inversión como lo sugirieron algunas calificadoras, entonces el costo de financiamiento se le encarecerá mucho y esto puede ser un dato muy preocupante”, afirmó Martínez Burzaco.

Para finalizar, el economista recomendó que los inversores conservadores se mantengan alejados de estos bonos. Por otro lado, para los más arriesgados, sugirió como estrategia adecuada de inversión destinarles un porcentaje no mayor al 15% de la cartera.

Si quiere conocer más en detalle sobre las oportunidades de inversión que ofrece esta compañía, puede consultar la opinión de nuestros expertos a través del newsletter semanal de Inversor Global. En él encontrará más recomendaciones y, sobre todo, información de calidad para potenciar sus inversiones.

Si todavía no lo recibe, puede suscribirse de manera gratuita con un click aquí.

Deja tu respuesta