Una buena para la deuda argentina

Desde el default en el que incurrió la Argentina el año pasado, los títulos públicos locales han sido azotados por las calificadoras de riesgo. Sin embargo, ahora, debido a la gran posibilidad que tiene Mauricio Macri de salir electo como Presidente de la República, parece que éstas han cambiado de opinión.

En el mundo financiero, siempre se dice que las calificadoras de riesgo llegan tarde a los acontecimientos. Es decir, no se adelantan, sino todo lo contrario, los siguen. Por eso, recién ahora, dos semanas después de que se llevaran a cabo las elecciones presidenciales argentinas, y que el mercado haya festejado el resultado; Moody”s hizo lo suyo.

La agencia anunció una nueva medida en torno a la deuda argentina bajo ley extranjera: la calificadora determinó cambiar la perspectiva de “negativa” a “estable”, aunque se mantiene en zona de default técnico, luego de que nuestro país no acatara la sentencia del juez estadounidense Thomas Griesa, en junio de 2014.

¿Por qué Moody’s lo decidió?

Los argumentos que se presentan en un informe difundido por la agencia hacen hincapié en “cambios en el clima político”.

“El principal motivo que impulsó la decisión de Moody’s de cambiar la perspectiva a estable de negativa es la opinión con respecto a que los resultados de las elecciones nacionales de la Argentina del 25 de octubre sugieren que el apoyo popular al cambio de políticas después de las elecciones es mayor de lo que se pensaba, factor que reduciría el riesgo de pérdidas más altas que las previstas para los inversores en los próximos 12 a 18 meses”, comentó el director de calificaciones soberanas de la agencia, Gabriel Torres, en un informe que compartió la misma calificadora de riesgo.

¿Y si gana Scioli?

Si bien aún no es seguro quién ganará el domingo 22 de noviembre en la segunda vuelta, los analistas de Moody”s proyectaron que cualquier ganador “incrementa la probabilidad de que el próximo gobierno busque hacer frente a las restricciones crediticias cada vez mayores”, como la caída de las reservas del BCRA, la falta de acceso a los mercados, la inflación y el déficit fiscal.

Estas razones cambiaron dos perspectivas en torno de la deuda argentina en el exterior. Tanto la calificación de emisor de Caa1 del país y la perspectiva de la nota Caa2 de los bonos bajo legislación extranjera y los reestructurados bajo legislación local en moneda extranjera pasaron de negativa a estable.

Antes de las elecciones, la calificadora había advertido que sin arreglo con los holdouts el país no volvería a crecer, y que una mejora de la nota dependería de que se arregle el frente externo.

Si quiere seguir de cerca las últimas noticias sobre la deuda argentina, así como también de otras herramientas financieras locales, no deje de suscribirse a nuestro Newsletter gratuito de Inversor Global. Además, nuestros expertos le confiarán los mejores secretos para que usted pueda invertir mejor. Si todavía no lo recibe, hágalo con un click aquí.

Deja tu respuesta