¿Existe una burbuja bursátil en Wall Street a punto de estallar?

Antes de empezar, quiero formular una pregunta que ilustra a la perfección los argumentos que voy a realizar más adelante.

¿Usted sabe quién es el Ministro de Economía de los Estados Unidos?

Pocos ciudadanos de a pié saben quién maneja la primera economía del mundo pero muchos pueden relatar a la perfección los nombres de aquellas personas que han liderado recientemente la Reserva Federal de aquel país.

La misión de la Reserva Federal de los Estados Unidos es preservar el valor la moneda norteamericana y ofrecer un sistema financiero seguro y estable. Así viene ocurriendo religiosamente año tras año, y el papel de la Fed toma un rol especialmente preponderante cuando eventos inesperados, como los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001, impactan directamente en la salud de la economía estadounidense.

Esta misión sonará cómica para los estándares argentinos ya que nuestra Reserva Federal (el Banco Central de la República Argentina), ha perdido su rumbo y no logra (o no quiere) proteger el valor del Peso. Un organismo que debe ser independiente del Gobierno central, se ha convertido en una herramienta política en un país que pide a gritos, más estabilidad monetaria.

En contraste, la Fed es el organismo estatal financiero más observado por los mercados porque sus medidas afectan a las economías de todo el mundo y cualquier indicio que muestre un Wall Street sobrevaluado, sería catastrófico para la cotización de las acciones.

Por esto mismo, hoy, quiero detenerme en una medida que la Reserva Federal podría tomar el próximo 15 de diciembre cuando su Comité de Política Monetaria se reúna por última vez en el año. Esta medida podría afectar la salud de la economía mundial y de los mercados bursátiles.

La titular de la Fed, Janet Yellen, y el resto del Directorio, decidirán el próximo mes si Estados Unidos encarecerá el costo de capital por primera vez en casi diez años para enfriar la economía de aquél país que estaría mostrando signos de recalentamiento.

Esto es, la Reserva Federal se dispone a anunciar una suba en las tasas de interés de referencia para frenar la presión inflacionaria, encareciendo el crédito que los americanos, las empresas y los gobiernos toman en la moneda norteamericana. Al encarecer los préstamos, habrá un período de menor actividad económica ya que las empresas y los individuos, optarán por postergar sus compras.

Existe una razón obvia para subir las tasas de interés de referencia pero también hay una secundaria de la cual se habla poco.

La primera ya la conté pero resulta muy sospechoso que la Fed quiera enfriar una economía que no necesariamente se está recalentando. Estados Unidos tiene una economía que crece a un 2% anual con expectativas que, durante el último trimestre del año, el PBI norteamericano crezca tan solo un 0,9%. La inflación de aquel país actualmente es 0% y es difícil decir que la economía de los Estados Unidos se esté recalentando y precise un ajuste de sus tasas.

Pero Janet Yellen y el resto del Directorio son funcionarios que consultan un sinfín de datos estadísticos (reales, verdaderos y sin dibujos) que ayudan a formular estas decisiones. La Fed, en resumen, tiene la obligación de adelantarse a los acontecimientos haciendo sofisticada “futurología” para evitar que el valor del dólar caiga por culpa de un brote inflacionario. Por esto mismo, ofrezco mi beneficio de la duda dejando constancia que me aterra que los Estados Unidos quiera enfriar su economía cuando no existen signos aparentes de calentamiento.

Y ahora, la segunda razón detrás de una posible suba en las tasas de interés de referencia.

Desde la crisis hipotecaria de los Estados Unidos que tuvo su punto más dramático a finales de 2008, el índice bursátil Dow Jones, el más importante a nivel mundial, ha experimentado una suba equivalente al 153,5%, arrojando ganancias extraordinarias a aquellos que invierten en Wall Street. Pero la economía de los Estados Unidos durante el mismo período, no ha ofrecido valores de referencia que justifiquen este crecimiento bursátil donde el PBI norteamericano ha crecido un 2,7% desde 2009.

¿Entonces, por qué tanto crecimiento bursátil?

Sin entrar en detalles técnicos, la bolsa de Estados Unidos ha crecido gracias a que el costo de capital ha estado en 0% por tanto tiempo, que los inversores más sofisticados, incluyendo el mismo gobierno, utilizaron el acceso a un dólar muy barato para invertir en la bolsa logrando este crecimiento exponencial.

Si, la Reserva Federal no lo dice públicamente porque sería un suicidio político, pero está muy preocupada que exista una nueva burbuja financiera causada por una lluvia de dólares que durante casi 10 años alimentaron el crecimiento de las acciones que cotizan en aquél país.

Esto no es ningún secreto y es el motivo por el cual la Fed y muchos gurúes financieros, para proteger sus inversiones, quieren comenzar a frenar el acceso barato a dólares.

Finalmente quiero arrojar un último componente a esta compleja situación: el año que viene los norteamericanos acudirán a las urnas para elegir un nuevo presidente y está absolutamente prohibido (en términos políticos), enfriar la economía durante un año electoral. El partido que gobierna, muy probablemente será castigado en las urnas.

Inversor Global ofrece un producto gratuito que diariamente explica aquellos eventos que afectarán los mercados bursátiles, especialmente el argentino. Este producto se llama Mercado en 5 Minutos donde podrás leer más análisis sobre este tema tan clave para la economía mundial como también otros eventos que día a día cambian el rumbo de las inversiones.

Si estás interesado, podes suscribirte gratuitamente aquí.

Me olvidaba, el Ministro de Economía de los Estados Unidos es el Secretario del Tesoro y se llama Jack Lew.

 

Un saludo,

Sebastián.

Deja tu respuesta