¿Quiénes son los grandes ganadores ante la negativa de Yellen?

Finalmente, la Reserva Federal de los Estados Unidos dejó sin cambios su tasa de interés de referencia. ¿A qué se debió la decisión y cuáles son los activos más favorecidos gracias a ella? Acá se lo contamos.

Luego de tantas especulaciones, debates interminables y semanas en vilo a la espera de una decisión, la Reserva Federal de los Estados Unidos develó el misterio: finalmente, dejó sin cambios su tasa de interés de referencia.

¿La razón?

Si bien hasta julio el organismo parecía encaminado a incrementar las tasas durante la reunión que acaba de terminar, el desenlace de esta historia fue otro.

El banco central de los Estados Unidos señaló que una serie de riesgos globales, una economía mundial débil, la volatilidad de los mercados de acciones y bonos y otros factores le convencieron de postergar la que habría sido la primera alza de tasas en casi una década.

“‘Recientes acontecimientos globales económicos y financieros podrían restringir de alguna manera la actividad económica y probablemente pongan más presiones a la baja sobre la inflación en el corto plazo”, dijo la Fed en su comunicado. Además, agregó que estaba “monitoreando los acontecimientos en el exterior”, una señal de preocupación ante el impacto de estas cuestiones sobre la economía estadounidense.

Por todo esto, la entidad considera prudente que transcurra “un poco más de tiempo” para cerciorarse de que las perspectivas de la economía estadounidense no hayan cambiado de manera importante, según aseveró su presidenta, Janet Yellen.

No obstante, al finalizar la reunión, el organismo mantuvo su sesgo hacia una suba de tasas y dejó la puerta abierta a la posibilidad de un modesto endurecimiento de su política monetaria, durante lo que queda del año.

En este sentido, nuevas proyecciones de la Fed mostraron que 13 de sus 17 funcionarios esperan que las tasas suban al menos una vez en 2015, cifra menor a los 15 miembros que sostenían este criterio en junio. Esto significa que ahora cuatro funcionarios se han unido al grupo de los miembros que piensan que las tasas no deberían subir al menos hasta 2016, frente a los dos que consideraban lo contrario anteriormente.

De todos modos, el hecho de que la mayoría de los integrantes del Comité Federal de Mercado Abierto proyecte un aumento de tasas para este año sugiere que las dudas se aplacarán en el transcurso de las próximas semanas.

¿Cómo sigue la historia?

De acuerdo con un artículo de Wall Street Journal, la misión de la Fed será lograr que las amenazas globales (sobre todo la desaceleración en China) no se conviertan en un problema más grande para la economía estadounidense. Y que de esta manera, puedan estimular el crecimiento y elevar la inflación, que en estos momentos se encuentra muy baja.

Siguiendo esta línea, la entidad aseguró que elevará las tasas una vez que observe “más mejoras” en el mercado laboral y esté “razonablemente confiada” de que la inflación ascenderá a la meta de 2% en el mediano plazo.

La reacción del mercado

Según afirma la publicación de WSJ, los inversores no preveían un incremento en las tasas. Frente a ello, los mercados de futuros asignaban una probabilidad de 27% para un aumento en esta reunión y 64% para diciembre. Dado que en la plaza no se esperaba un aumento, un alza habría sido una apuesta arriesgada para Janet Yellet, sin mencionar la confusión que habría generado entre las masas.

Tal como le explicamos en publicaciones anteriores, los más beneficiados con esta decisión son los commodities y los activos relacionados con los mercados emergentes. Por eso, si quiere conocer herramientas para invertir en ellos, puede suscribirse al newsletter semanal de Inversor Global. 

A través de él, nuestros especialistas le brindarán las mejores recomendaciones para manejar su dinero en le mercado internacional. Si todavía no lo recibe, pídalo gratis con un click aquí.

Deja tu respuesta