¿Quién será el próximo en dar un paso al frente en la guerra de divisas?

En este artículo de Inversor Global conocerá cuáles son los candidatos que podrían ejecutar una devaluación de su moneda en el marco de la crisis que rige en el mercado de los commodities a nivel internacional.

Frente a la oleada de devaluaciones que viene dándose desde China, pasando por Brasil y afectando incluso a países como Kazajistán, el interrogante más común en el mercado es ¿Quién será el próximo país en depreciar su moneda?

Asegurar que habrá una eventual ejecución de la medida no es descabellado si se tiene en cuenta que la situación de los commodities –principal motor de la actual guerra —  continúa cargada de volatilidad.

En ese sentido, los analistas sugieren un listado de naciones que se encuentran propensos a definir políticas en torno al tema, debido a que son actores pequeños, altamente dependientes de la actividad petrolera y por ende, con un alto riesgo de registrar una pérdida de valor en sus monedas.

Eche un vistazo a las economías en cuestión.

Los próximos en la lista

De acuerdo con una publicación de Market Watch, los países que podrían estar emprendiendo devaluaciones eventualmente son Guinea Ecuatorial, la República del Congo, Libia y Omán.

Usted como inversor puede estar pensando que sus negocios no guardan relación con estas naciones tan lejanas. Sin embargo, en la dinámica financiera internacional todo está conectado y en vista de que el peligro que corren estos actores está vinculado a los precios bajos del petróleo, su comportamiento tiene incidencia directa sobre las empresas del rubro y en consecuencia, sobre sus activos.

Guinea Ecuatorial y República del Congo

El sector energético ocupa el 90% del PIB de Guinea Ecuatorial, por lo que evidentemente esta economía depende en gran medida de las exportaciones de crudo.

Por su parte, la República del Congo obtiene más de la mitad de sus ingresos fiscales de la renta petrolera. Entendiéndose con estos datos por qué ambos países se ven seriamente afectados por la crisis de las materias primas.

Ambas naciones emplean el franco centroafricano como moneda, que a su vez mantiene paridad con el euro.

Ante la presión en las cotizaciones del crudo, los caminos a seguir para equiparar la situación son reducidos y de ellos, el más viable parece ser un ajuste en la tasa de cambio de su divisa con respecto al euro.

Libia

En el año de 2002, este miembro de la OPEP sincronizó el dinar con la métrica monetaria del FMI, conocida como SDR,con el objeto de adicionar competitividad a sus exportaciones. Sin embargo, ante el escenario actual, muchos se preguntan si esta medida bastará para que la nación soporte el recorte de sus ingresos por las ventas de petróleo.

En ese sentido, una posible devaluación está en la mira para Libia.

Omán

La segunda economía más pequeña del Golfo Pérsico es el segundo productor de crudo más importante fuera de los países miembros de la OPEP.

Su moneda mantiene paridad con el dólar y una vez más, su dependencia de la actividad petrolera lo deja en un gran aprieto ante el colapso de los precios del oro negro.

Luego de años de estabilidad financiera, la nación reportó a fines de 2014, un déficit fiscal de 1.560 millones de dólares y según los analistas, dicho déficit ascenderá a un 13% del PIB para cierre de este año, por lo que la depreciación de la moneda de este territorio también se perfila como una opción factible.

Siga de cerca los acontecimientos a suscitarse en el marco de la guerra de monedas, así como otras dinámicas internacionales de relevancia para su portfolio, con el propósito de definir una estrategia de diversificación que no incluya activos con amplia exposición a los países o sectores productivos involucrados en esta lucha.

Recuerde que Inversor Global puede ofrecerle asesoramiento sobre las diversas estrategias y alternativas de inversión que usted debe tener en cuenta  de acuerdo con sus necesidades financieras en cualquier contexto, a través de informes especiales elaborados por nuestro equipo de expertos.

Recíbalos suscribiéndose a nuestro  Newsletter gratuito haciendo click aquí.

Deja tu respuesta