¿Llegó el fin de la corrección en China?

Si bien el gobierno del Gigante Asiático anunció que el mercado se estaba estabilizando, las Bolsas volvieron a registrar números rojos. ¿Qué pasará? En esta nota se lo contamos.

La turbulencia que ha afectado a las Bolsas asiáticas parece estar llegando a su fin. O al menos, eso es lo que afirman desde el gobierno chino.

En este sentido, el Banco Central y el ente regulador bursátil de China aseguraron en la reunión de Ministros de Finanzas del G20 que a partir de ahora habrá más estabilidad en el mercado de renta variable  y que la corrección prácticamente había terminado.

“El apalancamiento del mercado ha caído drásticamente desde la corrección, pero esto no ha incurrido en ningún impacto notable en la economía real”, dijo Zhou Xiaochuan, gobernador del Banco Popular de China, quien agregó que se espera un mercado financiero más estable en el futuro.

A pesar de las declaraciones y el esfuerzo de Pekín por controlar la situación, el optimismo entre los inversores duró pocas horas y el lunes las acciones chinas volvieron a sufrir una caída.

El índice Shanghái Composite —el mayor del país— cerró el lunes con una pérdida de 2,5% y Shenzhen con un 0,63%. Las bajas se produjeron aunque la Comisión Reguladora del Mercado de Valores de China haya endurecido las normas para negociar futuros, avanzado un paso más en la intervención sobre los mercados de renta variable del gigante asiático.

De este modo, el índice que supo revalorizarse un 154% hasta los 5.178 puntos a mediados de junio, este lunes cerró en los 3.080 puntos. Esto significa que ha perdido aproximadamente el 40% de su valor desde esa fecha a la actualidad. En tanto, Shenzhen refleja un comportamiento similar.

Tanto es así, que la Comisión Reguladora de Valores de China reconoció el domingo pasado que una burbuja se había formado provocando que los “hundimientos y ajustes” fueran inevitables. De hecho, afirmó que el promedio de la relación precio–ganancias del Shanghai Composite había bajado de 25 a 15,6 después de las pérdidas recientes.

¿Cómo sigue la historia?

De acuerdo con un artículo de CNN Money, las autoridades chinas todavía no ha logrado controlar el mercado de valores de su país, por lo que la Comisión Reguladora afirmó que consideraría imponer circuit breakers para combatir el aumento de la volatilidad. Estos se utilizan en EE.UU y otros mercados y suelen ser utilizados cuando las acciones se hunden o aumentan en cierta cantidad en cuestión de minutos.

Además, la Comisión Reguladora de Valores de China también señaló que “mejoraría la supervisión del mercado” poniendo un freno a la excesiva especulación y ejerciendo un mayor control sobre los sistemas de comercio automatizado.

Por otro lado, además del desplome bursátil, los inversores de todo el mundo también han estado prestando atención a la salud de la economía china, la cual podría estar desacelerándose más rápido de lo previsto. En este sentido, los datos referentes al crecimiento del Producto Interno Bruto en el año 2014, publicados por la oficina de estadísticas de China, evidenciaron un crecimiento inferior al informado previamente.

Esto significa que Pekín no alcanzó su objetivo de crecimiento del 7,5% por un margen más amplio del que se pensaba. Por eso, los inversores globales estarán controlando los datos chinos de agosto -que serán presentados en las próximas semanas- para ver si la economía está en zona de peligro y si deben mantener sus preocupaciones sobre la estabilidad del gigante asiático.

Si quiere mantenerse informado sobre este y otros temas para entender la dinámica del mercado  y qué hacer con sus inversiones, recuerde que puede suscribirse al newsletter semanal de Inversor Global. A través de una serie de informes especiales, nuestros especialistas le brindarán las mejores recomendaciones para manejar su dinero en el mercado local e internacional.

Si todavía no lo recibe, pídalo gratis con un click aquí.

Deja tu respuesta