Emergentes: invierta en la flor que crece en medio del pantano

Los mercados europeos en desarrollo presentan un crecimiento destacado y ante el caos que reina en el resto de los países de su categoría, se perfilan como una alternativa que todo Inversor Global debe incorporar a su cartera. Conozca en detalle su atractivo a continuación.

Los inversores tienen todo el derecho de pensar que los mercados emergentes son un caso perdido. Nadie puede culparlos por tener esta opinión. Con el desplome en el precio de los commodities y la devaluación constante de las monedas de estos países, el panorama a futuro luce poco alentador.

Sin embargo, algunas flores están creciendo en medio del pantano. Tal es el caso de las naciones emergentes de Europa, específicamente Hungría, Polonia, República Checa y Ucrania.

Esto, debido a que se trata de economías que no dependen de las fluctuaciones del segmento de materias primas, ni de la volatilidad en China.

Los únicos soldados en pie

Para el comienzo del mes de septiembre, los países emergentes acumularon un descenso bursátil de 18,5% en promedio, en lo que va de año.

Sin embargo, Ucrania se destaca como la gran oferta del grupo, mientras que Hungría, Polonia y República Checa se perfilan como candidatos sólidos para la inversión.

Según información de Market Watch, el mercado húngaro se ha alzado 20% en 2015, mientras que la plaza checa  y la polaca han retrocedido 8 y 13% respectivamente, resultados que no son tan graves si se tiene en cuenta que  los emergentes en conjunto acumulan un desplome de casi 19%.

Sumado a ello, las naciones del viejo continente mencionadas muestran un mejor desempeño que sus pares en Asia y América Latina.

No es difícil identificar los motivos que dan lugar a este contexto.

Mientras la mayoría de los países en desarrollo depende del comportamiento del petróleo y otras materias primas para impulsar su crecimiento, los actores de Europa del este se apoyan en la expansión de sus economías a través del estímulo de las actividades productivas locales.

A pesar de que la intervención del sector manufacturero e industrial de Europa occidental  juega un rol importante en la dinámica de estos jugadores, no se trata de un factor en riesgo de derrumbarse en el futuro cercano, por lo que no se presenta como un aspecto en contra.

En ese sentido, los números hablan por sí solos. La economía de Polonia cuenta con proyecciones de crecimiento en torno a 3,2% para cierre de año y Hungría espera avanzar 3,6% al igual que en 2014.

Destaca particularmente el caso de Ucrania, cuyas oportunidades de inversión se presenta a precio de ganga y se vuelven más atractivas ante la noticia positiva de la reestructuración de su deuda.

Tal como lo establece un reporte de Market Watch, estas opciones figuran como recomendaciones gracias a tres fundamentos claves: crecimiento sostenido, prosperidad en aumento y niveles de deuda controlados.

Es importante tener en cuenta que estos países no se caracterizan por expandirse a un ritmo acelerado como los integrantes del grupo BRIC, por ejemplo. No obstante se trata de naciones que transitan un sendero positivo a paso lento pero seguro, lo que se traduce en una cualidad de gran valor para los inversores que buscan confiabilidad en las alternativas que ofrece el mercado.

Explore las oportunidades que le ofrecen los países emergentes de Europa del este y apúntese un acierto de inversión que solo los pioneros pueden identificar.

Recuerde que Inversor Global puede ofrecerle asesoramiento sobre las diversas estrategias y alternativas de inversión que usted debe tener en cuenta  de acuerdo con sus necesidades financieras en cualquier contexto, a través de informes especiales elaborados por nuestro equipo de expertos.

Recíbalos suscribiéndose a nuestro  Newsletter gratuito haciendo click aquí.

Deja tu respuesta