Prepare su paraguas que se avecina una tormenta financiera

El mercado está arrojando indicios de lo que está por venir. A continuación le contamos exactamente a qué se refieren estos signos y qué debe hacer para afrontar el contexto de inversiones a futuro.

Antes de entrar en materia con respecto a las señales que permiten vislumbrar lo que está por venir, es necesario recapitular un poco lo que está sucediendo hoy en la escena bursátil.

Sin duda alguna, agosto no fue un buen mes para los índices accionarios. El conglomerado Shanghai perdió 12%, el Nikkei japonés descendió 7,4% y el STOXX 600 de Europa se desplomó 8,5%.

Las acciones del mercado de los Estados Unidos también sufrieron retrocesos: el S&P 500 perdió 6,3%, mientras que el Dow Jones experimentó una baja de 6,6%, su peor desempeño mensual desde mayo de 2010.

Un panorama sombrío

Muchos analistas financieros establecen que el reciente comportamiento del mercado internacional no conlleva necesariamente a problemas de mayor impacto a futuro. Sin embargo, desde Casey Research, señalan la presencia de dos factores clave que permiten divisar la hostilidad del contexto en el futuro cercano.

En primer lugar, en el día de ayer se conoció que las exportaciones de Corea del Sur se desplomaron 14,7%  en comparación con los registros de agosto de 2014, superando con ello en 5,9%  la caída estimada por los especialistas.

Este dato macroeconómico del país asiático es importante debido a la relevancia que tiene la actividad exportadora de Corea a nivel internacional, puesto que es una pieza clave en el comercio exterior que involucra a China, los Estados Unidos y Japón.

Sumado a ello, la nación se caracteriza por anunciar sus resultados económicos de manera anticipada, en comparación con el resto de las potencias del mundo. En consecuencia, las cifras publicadas suelen servir de parámetro en relación con el desempeño de los actores en cuestión.

Por ende, las cifras negativas publicadas por Corea son una mala señal sobre la información a revelar por las demás economías.

Por otro lado, y desde un punto de vista matemático, se encuentra la evidencia que arrojan los cálculos del reconocido experto en economía y profesor de la Universidad de Yale, Robert Shiller.

Desde la perspectiva de Shiller, el mercado accionario de los Estados Unidos se encuentre en niveles muy altos y en cualquier momento podría alcanzar su límite y comenzar a descender bruscamente.

Esta conclusión parte de la métrica ideada por el analista, conocida como tasa CAPE (por su nombre en inglés Cyclically Adjusted Price Earnings), que consiste en dividir el precio de una acción o índice en particular, entre su tasa de ganancias por acción (EPS).

Un resultado alto a partir de la ecuación significa que las acciones objeto de estudios cotizan en el terreno de la sobrevaloración, como sucede ahora.

La tasa CAPE de hoy se encuentra en una escala de 24,6, cifra un 48% superior al promedio de 17 que mantenía el mercado desde 1881. En esa línea, Shiller destaca que estos niveles de CAPE solo han sido registrados en años como 2007 (justo antes de la crisis financiera).

Es importante tener claro, que como cualquier otra métrica, el cálculo CAPE no es perfecto, pero su estatus actual es una señal contundente que los inversores deben considerar para tomar precauciones y blindar su patrimonio.

Nadie puede predecir con exactitud en qué momento tendrá lugar la próxima crisis financiera pero las sugerencias con respecto a definir una estrategia de cobertura deben presentarse con suficiente antelación y asi evitar que el quiebre lo tome desprevenido.

Tenga en cuenta los indicios sólidos descritos anteriormente y tome las medidas pertinentes para proteger su cartera.

Recuerde que Inversor Global puede ofrecerle asesoramiento sobre las diversas estrategias y alternativas de inversión que usted debe tener en cuenta  de acuerdo con sus necesidades financieras en cualquier contexto, a través de informes especiales elaborados por nuestro equipo de expertos.

Recíbalos suscribiéndose a nuestro  Newsletter gratuito haciendo click aquí.

Deja tu respuesta