¿Cómo proteger el patrimonio en época de turbulencias?

En este artículo de Inversor Global, le presentamos algunas sugerencias que usted puede tener en cuenta para establecer una estrategia que le permita reforzar su cartera ante una potencial tendencia negativa en el mercado.

Los altos niveles de volatilidad en el mercado son un ingrediente que se ha vuelto parte del día a día en los últimos meses.

Ante la tendencia, el pánico se ha hecho sentir provocando que muchos inversores tomen la decisión apresurada y errada de abandonar todas sus posiciones en el segmento de renta variable.

Con el propósito de evitar actuar en función de las emociones y terminar afrontando pérdidas en la cartera, a continuación le presentamos algunos consejos que según un reporte de CNN Expansión, pueden ayudarse a sobrellevar  la tensión y la incertidumbre con respecto al escenario financiero de hoy.

  1. Realizar un análisis del impacto de una corrección.

Algunos expertos de la escena financiera aseguran que la era bajista ha llegado para apoderarse del mercado. Sea cierto o no, usted puede poner en marcha un ejercicio a través del cual pueda identificar que tan afectadas podrían terminar sus posiciones de inversión si más que una  corrección, se desencadena un desplome accionario severo.

Aún cuando esto no puede pronosticarse con exactitud, es posible obtener una idea bastante precisa si se toma un tiempo para evaluar en qué estado se encontraría su cartera actual, si hubiese tenido que sobrellevar los quiebres del mercado registrados en el pasado.

Para ello, puede combinar el valor de todos los instrumentos que haya adquirido pensando en su retiro e identificar qué porcentaje de los mismos corresponde a activos de renta variable y cuales a renta fija.  En función de ello, puede realizar un cálculo de qué tan expuesto se encuentra su portfolio a un eventual colapso y si éste se mantiene en sintonía con su perfil de riesgo como inversor.

  1. Evaluar el efecto de un rebalanceo de la cartera sobre el patrimonio a largo plazo.

La estrategia a seguir con el potencial ajuste de la cartera, dependerá de los resultados obtenidos a partir del estudio descrito anteriormente.

Si sus activos se muestran vulnerables a un quiebre en el mercado, usted puede optar por migrar posiciones a títulos de deuda, puesto que se presentan como una alternativa más confiable en cualquier escenario.

Sin embargo, antes de dar ese paso, debe analizar si en efecto esto se corresponde con sus objetivos de rendimiento en el largo plazo. De no ser así, tal vez valga la pena que considere otras opciones que le permitan mitigar el riesgo actual, al tiempo que le permitan obtener un retorno atractivo a futuro.

  1. El plan B.

Para mantener el equilibrio de su cartera, puede expandir sus horizontes más allá de las acciones y bonos tradicionales y considerar incorporar a su cartera activos de empresas que ofrecen dividendos a accionistas.

Esta alternativa se presenta como un híbrido entre la renta variable y los títulos de deuda puesto que aún cuando sus cotizaciones se rigen por la dinámica de la plaza accionaria, pagan un porcentaje fijo de retorno a sus tenedores anualmente.

Este porcentaje no se ve afectado por la volatilidad del mercado de valores, resultando con ello ideal para atenuar el riesgo.

Tenga en cuenta estas opciones antes de tomar decisiones apresuradas de inversión, de las que pueda arrepentirse a futuro.

Recuerde que Inversor Global puede ofrecerle asesoramiento sobre las diversas estrategias y alternativas de inversión que usted debe tener en cuenta  de acuerdo con sus necesidades financieras en cualquier contexto, a través de informes especiales elaborados por nuestro equipo de expertos.

Recíbalos suscribiéndose a nuestro  Newsletter gratuito haciendo click aquí.

Deja tu respuesta