Cómo afrontar una devaluación esperada del 40% anual

Según un informe del Institute of International Finance (IIF), el próximo gobierno deberá realizar una depreciación del 30-40% en el tipo de cambio. ¿Cómo proteger sus inversiones ante este escenario? Acá se lo contamos.

No cabe ninguna duda. Sea quien sea el candidato que asuma la presidencia de la Argentina el próximo 10 de diciembre, no podrá dilatar por demasiado tiempo un ajuste en los desequilibrios económicos preexistentes: un déficit fiscal récord, un tipo de cambio atrasado y una menor cantidad de dólares en el Banco Central son sólo algunos de los problemas que el próximo gobierno deberá afrontar.

En este sentido, un informe del Institute of International Finance (IIF) afirma que la próxima administración deberá hacer una serie de correcciones, entre las que menciona una depreciación del 30-40% en el tipo de cambio y una resolución del conflicto con los holdouts.

Camino a la devaluación

Los pronósticos de este think tank van en sintonía con la devaluación esperada por el mercado local, la cual se ubica entre el 30% y el 50% anual para el peso argentino.

“Para la nueva administración será importante dar señales rápidas de cuál será la dirección de la política económica. Más allá de las restricciones políticas, ser demasiado gradualista puede generar dudas acerca de la disposición para implementar cambios, no generar suficiente credibilidad para reducir las expectativas de depreciación del peso, tornando a las correcciones más costosas en términos de actividad e inflación”, señaló Martin Castellano, economista senior del IIF.

Siguiendo esta línea, los especialistas afirman que 2016 será un año de transición con una economía estancada y una creciente inflación. Para colmo, señalan que la devaluación del real brasileño ha evidenciado lo difícil que estas correcciones pueden llegar a ser, por lo que el camino de la Argentina no será nada fácil.

¿Cómo afrontarlo?

De acuerdo con el especialista en planificación financiera, Mariano Otálora, el gran desafío de los inversores para lo que resta del año será blindarse de la mejor manera ante un posible recalentamiento del dólar y una inminente devaluación en 2016, sea quien sea el que asuma como nuevo presidente.

En conversación con Cronista.com, Otálora resaltó como importante diferenciar el corto del largo plazo. En el corto plazo, afirmó que no se debería ajustar mucho el tipo de cambio, por lo que el inversor puede aprovechar todo lo que tiene que ver con el consumo. Mientras que para el largo plazo, su recomendación es posicionarse en todo lo que tenga que ver con el dólar, anticipándose a un eventual ajuste en el tipo de cambio.

Para finalizar, el experto recomendó a los inversores estar siempre posicionados en bienes dolarizados. Entre ellos, mencionó a los bonos que ajustan por el tipo de cambio oficial (dollar linked) y a los títulos públicos emitidos en divisa estadounidense para afrontar lo que pueda pasar de acá a las elecciones y de ahí en adelante.

Si quiere conocer más herramientas para ganarle la carrera a la depreciación del peso, recuerde que puede suscribirse al newsletter semanal de Inversor Global. A través de una serie de informes especiales, nuestros especialistas le brindarán las mejores recomendaciones para manejar su invertir su dinero en el mercado local.

Si todavía no lo recibe, pídalo gratis con un click aquí.

Deja tu respuesta