¿Nos conviene comprar en cuotas?

Si alguna vez dudó entre pagar en efectivo o tarjetear una compra, en esta nota de Inversor Global le contamos por qué opción le convendría volcarse.

Aunque parezca imposible, existen algunas formas de darle batalla a la inflación en Argentina. Por eso, en esta nota de Inversor Global le vamos a contar sobre una en particular: la oportunidad de pagar con la tarjeta de crédito y aprovechar las famosas 12 cuotas sin interés.

La posibilidad de financiar una compra con la tarjeta de crédito le ha permito a muchos argentinos acceder a gastos que antes eran imposibles de afrontar. Tanto es así, que hoy en día un plan de pago en cuotas sin interés suele ser más provechoso que cualquier descuento que se haga en efectivo.

“Es lógico pensar que las mentadas 12 cuotas hagan accesible un bien y, además, conviertan a una compra en positiva y a una oportunidad, en una ganga”, señala Mariano Otálora, Director de la Escuela Argentina de Finanzas Personales, desde un artículo publicado en el sitio web Apertura.

“Adquirir en efectivo o en un solo pago un traje de primera marca que cuesta $6 mil puede parecer una decisión inoportuna, innecesaria y difícil de justificar en casa. Pero las cuotas ofrecen todos los beneficios juntos: el valor se reduce a $500 mensuales (menos de lo que cuesta una cena familiar en un restaurante), a lo que se agregan las ventajas de la inflación y las millas que suma la tarjeta de crédito”, explica Otálora.

¿Por qué convienen las cuotas?

Para Nery Persichini, economista de Inversor Global, el principal factor es que permite diferir en el tiempo los pagos.

“Esto hace que abonemos de manera suavizada lo que vamos consumiendo. Por ejemplo, los bienes durables como una heladera o un lavarropas no se consumen en un día, sino que se consumen paulatinamente durante años. Sin financiación, pagamos más rápido (de una sola vez) algo que no nos reporta satisfacción inmediata”, explica Persichini.

En este sentido, el economista destaca que el aspecto positivo es netamente económico. “La financiación en cuotas permite pagar cada mes un poco menos gracias al efecto real que tiene la inflación. Siempre y cuando la tasa de interés de la financiación (medida por el CFT) sea menor que al ritmo inflacionario, el consumidor saldrá ganando”, señala.

O en otras palabras, mientras mayor sea la tasa de inflación esperada, mayor será el beneficio final sobre las cuotas.

Aún así, tenga cuidado…

Como todo lo bueno en la vida, si no son utilizadas con responsabilidad y adecuadamente, las tarjetas de crédito pueden alterar la salud de sus finanzas personales.

“La bonanza de tarjetas de crédito tiene sus riesgos. Las personas que manejan sus gastos irresponsablemente suelen verse tentadas de acumular enormes saldos en sus resúmenes de tarjetas. Incluso, pueden llegar a sobrepasar el nivel de sus ingresos corrientes especialmente si usan varios plásticos”, advierte Persichini.

En estos casos, el especialista afirma que efectuar los pagos mínimos sería una solución de corto plazo, pero inviable a futuro. “Las entidades financieras castigan sobremanera a este tipo de deudores con tasas que duplican la inflación”, dice Persichini.

Por esta razón, el economista recomienda a aquellos consumidores que utilizan con frecuencia la tarjeta de crédito “ser responsables y siempre tener presente que el resumen debe pagarse para evitar entrar en un círculo vicioso de deudas”.

Si quiere recibir más recomendaciones para hacer valer sus ahorros e invertir con éxito en el mercado local e internacional, suscríbase al newsletter semanal y gratuito de Inversor Global a través de un click aquíNuestros especialistas le enviarán una serie de informes especiales para optimizar sus inversiones.

Deja tu respuesta