La tendencia del mercado que sí vale la pena seguir

La recompra de acciones que realizan las empresas se ha convertido en un factor determinante para los inversores a la hora de considerarlas para portfolio. Sin embargo, algo está cambiando en esta dinámica. Conozca a continuación de que se trata.

 En períodos recientes, los programas de recompra de acciones se volvieron muy populares entre las empresas, sobre todo entre los actores pertenecientes al rubro tecnológico.

Esta política, fue bien recibida por los inversores que vieron en ello un valor agregado para su portfolio, en vista de que es una variable que impulsa las cotizaciones de los activos. Gigantes como Apple (NASDAQ: AAPL) y Microsoft (NASDAQ: MSFT), son grandes exponentes de ello.

Sin embargo, en vista de la reducción en las estimaciones de sus ganancias para este trimestre, sus acciones han retrocedido en el contexto financiero, a diferencia de Google (NASDAQ: GOOGL) o Netflix (NASDAQ: NFLX) que aún cuando no cuentan con este tipo de programas, se mantienen al alza.

La sabiduría de los inversores

La principal diferencia entre los dos grupos de compañías mencionados, es que el primer de ellos se orienta al desarrollo de políticas de recompra de participaciones, mientras que el segundo está enfocado en el crecimiento.

En esa línea, el hecho de que los inversores se inclinen hoy por fundamentos como el crecimiento, es positivo, y a pesar de que un inversor de valor acostumbra a invertir en contra de la corriente, esta tendencia podría  considerarse la excepción a la regla.

Según los analistas, los fundamentos reales de una empresa han cobrado relevancia entre las masas, que están tomando sus decisiones de negocios en función de ello.

De acuerdo con un reporte de CNBC, lo ideal es que los programas de recompra puedan ser soportados por una fortaleza financiera palpable.

En el caso de Apple,  el índice de ganancias por acción  o EPS (Earnings per Share en inglés) ha sobrepasado en un 6,7%  al crecimiento de las ganancias obtenidas por su actividad, situación que tiene lugar en parte, a partir de la política de recompras.

Por otro lado,  Microsoft experimenta un fenómeno similar, ya que su acumulado de EPS supera en 3,7% a su total de ganancias.

De esa manera, las acciones de estos gigantes descendieron  4,5% y 2,3% respectivamente, 2 días después de la publicación de estos resultados. De hecho, desde la presentación de los balances, las participaciones de la compañía de la manzana han perdido 10% de su valor en la plaza bursátil.

La historia es muy diferente para las firmas centradas en el  fortalecimiento de su negocio como Google, que ha visto ascender sus acciones un 19% luego de dar a conocer su reporte de desempeño. Lo mismo sucede con Netflix y Amazon, a pesar de que las mismas cuentas con un tinte más especulativo en relación a su manejo en el mercado de valores.

Este contexto, es un ejemplo claro de que el análisis de las empresas en las que se está considerando invertir debe hacerse en función de los elementos de su dinámica que realmente importan, como  lo son sus ingresos, el ritmo de sus ventas y sus planes de expansión y adaptación al futuro.

Muchos inversores ya están conscientes de ello. Anímese a formar parte de este grupo de sabios de los negocios.

Recuerde que Inversor Global puede ofrecerle asesoramiento sobre las diversas estrategias y alternativas de inversión que usted debe tener en cuenta  de acuerdo con sus necesidades financieras, a través de informes especiales elaborados por nuestro equipo de expertos.

Recíbalos suscribiéndose a nuestro  Newsletter gratuito haciendo click aquí.

Deja tu respuesta