Este gigante en recesión deja de ser una buena inversión

Brasil es una de las economías emergentes con más problemas actualmente. Conozca a continuación los motivos por los que los analistas consideran que el país ha dejado de ser una alternativa de negocios viable para usted.

Una de las grandes promesas del mundo emergente se ha visto seriamente afectada tanto por factores económicos externos como internos.

Se trata de Brasil, cuya principal actividad productiva, como lo es la exportación de materias primas ha sufrido un impacto negativo debido a la crisis en los precios de éstas. No conforme con ello, su moneda se ha depreciado 25% con respecto al dólar en lo que va de 2015, al tiempo que su tasa de desempleo avanza y su mercado accionario se ha desplomado 20% en los últimos 12 meses.

Ante la situación, la actual presidenta del país, Dilma Rousseff cuenta con una aprobación mínima de 8% por parte de la población brasileña, el nivel de aceptación más bajo recibido por un mandatario en la nación, desde 1992.

¿Está Brasil sumergido en la recesión?

De acuerdo con datos de CNN Money, la economía del país vecino se contrajo 1,9% en el segundo trimestre de 2015, con respecto al primero. En comparación con el mismo período del año pasado, el retroceso se ubica en 2,6%, según cifras oficiales.

En esa línea, existen motivos sólidos que refuerzan la sugerencia de que los inversores deben mantenerse alejados de los activos vinculados a Brasil:

  1. Las exportaciones de Brasil hacia China crecieron vertiginosamente en la última década. Ahora que el gigante asiático ha perdido fuerza, sus importaciones se han reducido, lo que afecta directamente a la nación suramericana.
  2. La compañía emblema del país, Petrobras se encuentra envuelta en un escándalo de corrupción de gran magnitud, desprestigiando con ello todos los activos relacionados con la firma, principalmente sus títulos de deuda.
  3. El precio de todas las materias primas producidas por Brasil, como el petróleo, azúcar, café y metales se ha deprimido. Por ende, los ingresos fiscales de esta economía se ven comprometidos.

Como consecuencia de todo lo dicho anteriormente, las inversiones dentro del territorio se desplomaron 12% en el segundo trimestre del año, con respecto al año pasado, según CNN Money.

Con respecto a la depreciación del real, los analistas explican que en el caso de las compañías brasileñas que posean deudas en dólares, la devaluación podría ser negativa, puesto que encarece los pagos en cuestión.

La depreciación de la moneda es una medida empleada por los países con el objeto de que sus exportaciones se vuelvan más atractivas en el mercado internacional. En esa línea, el comercio exterior de Brasil logró impulsarse un 7% a través de la política, sin embargo es muy pronto para cantar victoria. Más aún si se tienen en cuenta los profundos problemas estructurales de la nación.

Por ahora, la economía vecina atraviesa una situación difícil que bien podría mantenerse durante todo 2016, por lo que el inversor debe pensarlo dos veces antes de incluir activos relacionados con el país en su portfolio.

Recuerde que Inversor Global puede ofrecerle asesoramiento sobre las diversas estrategias y alternativas de inversión que usted debe tener en cuenta  de acuerdo con sus necesidades financieras en cualquier contexto, a través de informes especiales elaborados por nuestro equipo de expertos.

Recíbalos suscribiéndose a nuestro  Newsletter gratuito haciendo click aquí.

 

Deja tu respuesta