Un activo que perdió su rol anticrisis

A pesar de ser considerado un refugio ante la crisis, este metal precioso no está pasando por su mejor momento. Desde sus máximos de 2011 ha caído más de 40% y por eso muchos expertos cuestionan su tenencia dentro de un portafolio de inversiones.

Si se supone que el oro es un refugio seguro en tiempos de crisis y depreciación de divisas, ¿por qué hoy ha perdido todo su atractivo?

Sucede que a pesar de la cesación de pagos de Grecia, la caída del euro frente al dólar y el desplome del mercado de valores de China, el metal amarillo está cotizando a un mínimo de cinco años y ha caído más de 40% desde que alcanzó un máximo de casi 1.900 dólares en agosto de 2011.

Por esta abrupta caída, muchos inversores han decidido retirar sus posiciones en este metal y volcarse a opciones más rentables. De hecho, según datos de Morningstar, los activos totales en fondos de metales preciosos se han reducido 20% en 12 meses.

La realidad que nadie quiere ver

Un artículo de Wall Street Journal afirma que muchas personas pueden haber comprado oro por las razones equivocadas: ya sea por haber obtenido un retorno anual de 18,7% en promedio entre 2002 y 2011 o por su supuesto rol de activo refugio contra la inflación.

Sin embargo, la realidad actual es completamente distinta. El oro tiene escasos rendimientos a largo plazo, no es un bálsamo contra la inflación, y si bien tiene un buen desempeño frente a crisis inesperadas, no funciona bien ante problemas de larga maduración, como por ejemplo la crisis griega.

Además, a diferencia de otros activos financieros, el oro no genera ingreso alguno, por lo cual valorarlo es prácticamente imposible.

No se deje enceguecer 

Según la publicación, es hora de llamar a la tenencia de oro por lo que realmente es: un acto de fe. En este sentido, usted puede comprar oro si siente que debe hacerlo pero debe saber que dependerá de la esperanza y la imaginación.

“Intrínsecamente carece de valor (…) no tiene precio”, señaló Paul Brodsky, estratega en Macro Allocation. “Se puede construir un modelo financiero para valorarlo, pero cada factor será producto de la imaginación”, agregó el experto.

Y si bien el metal amarillo ha sido históricamente visto como una cobertura ante la inflación, lo cierto es que existen otras alternativas que han superado por un amplio margen los aumentos en el costo de vida. Desde 1975 en los Estados Unidos -descontada la inflación- el oro ha generado un retorno promedio de 0,8% anual, frente a 5% de los bonos, 8,3% de las acciones y hasta 1,1% del dinero en efectivo.

Entonces, ¿cuánto dinero de su portafolio debe asignar a este activo?

Los expertos citados en el artículo recomiendan asignarle el 1,3% de su cartera de inversiones y además, afirman que cualquier número superior a éste no sería recomendable.

Si quiere conocer más recomendaciones para saber en qué invertir su dinero, recuerde que puede suscribirse al newsletter semanal de Inversor Global. A través de una serie de informes especiales, nuestros especialistas le brindarán las mejores recomendaciones para manejar su dinero en el mercado local e internacional.

Si todavía no lo recibe, puede pedirlo gratis con un click aquí.

Deja tu respuesta