La mejor estrategia para diversificar tus inversiones

Conocerse a sí mismo es la clave para empezar a entender cómo funciona el mercado financiero. Por eso, en esta nota le contamos qué debe tener en cuenta al momento de hacer la asignación de activos.

Muchas veces, al no seguir una recomendación de inversión acorde a su perfil de riesgo y a sus necesidades, el inversor suele cometer algunos errores letales para su portafolio. En este sentido, términos como corto, mediano y largo plazo pueden resultar ambiguos y provocar cierta confusión entre los inversores a la hora de diversificar su cartera de inversiones.

Como consecuencia de estos errores, nuestros portafolios pueden caer en la subexposición o sobreexposición a ciertos activos.

Esto quiere decir, básicamente, que pueden quedar desequilibrados y generar ciertos riesgos que no deberían tener. Por ejemplo, apostar a que el próximo gobierno ajustará las tarifas y tener un portafolio formado en un 100% por empresas energéticas es sobreexponerse demasiado al riesgo, ya que incluso ganando Mauricio Macri, el ajuste podría demorarse y el portafolio resentirse.

Para evitar estos errores, un artículo publicado el el sitio El Economista revela una nueva técnica para diversificar inversiones sin caer en la sub o sobreexposición. A continuación, se la presentamos…

La fórmula para diversificar tus inversiones

Para diversificar correctamente su portafolio de inversiones, usted tiene que tener en mente cuáles son sus necesidades, obligaciones y proyectos. En este sentido, esta estrategia propone identificar cada una de ellas y agruparlas en diferentes categorías:

1. Necesidades: acá puede incluir todo lo referente al pago de servicios, imprevistos y accidentes.

2. Obligaciones:  en esta categoría puede considerar su educación o la de sus hijos, el pago de alquileres y alimentos.

3. Proyectos: por último, acá debe anotar sus proyectos inmediatos o a futuro, como por ejemplo las vacaciones de verano o la jubilación.

Una vez que haya hecho esta división, conocerá realmente cuál es el monto y el porcentaje que puede asignar a cada categoría al momento de tomar una decisión de inversión. Asimismo, conocerá con claridad cuál es su expectativa respecto al rendimiento de sus activos, lo que le permitirá mantener la calma y atravesar los momentos de incertidumbre sin desprenderse de sus tenencias más volátiles.

Entonces, ¿cómo diversificar?

Para todo lo referente al primer grupo, el de las necesidades, lo recomendable es hacer inversiones a corto plazo. Esto quiere decir elegir  instrumentos con una duración de entre tres y seis meses con gran liquidez y baja volatilidad.

Para el rubro de las obligaciones, se podrá invertir en instrumentos con un horizonte de inversión mayor, que vayan de los 6 meses a los 3 años. Mientras que para los proyectos, la recomendación es optar por instrumentos con un horizonte que superen los tres años. En este sentido, la renta variable es el que mayor rendimiento puede ofrecer en el largo plazo.

Como siempre le recordamos en Inversor Global,  conocerse a sí mismo es la clave para empezar a entender cómo funciona el mercado financiero. De lo contrario, cualquier paso en falso podría llevarlo a perder mucho dinero causando un efecto nocivo para su patrimonio.

Por eso, antes de ejecutar cualquier estrategia relacionada con el armado de un portafolio de inversiones, tenga en claro cuál es el riesgo que está dispuesto a tomar. Si quiere conocer más alternativas que estén relacionadas a su perfil inversor, recuerde que puede suscribirse al newsletter semanal de Inversor Global. 

Si todavía no lo recibe, puede pedirlo gratis con un click aquí.

Deja tu respuesta