¿Es Wall Street el último soldado en pie de los mercados financieros?

Con la baja consecuente de los commodities y el profundo desplome de la renta variable en Asia, los inversores están preguntándose si ahora vendrá el turno de las acciones estadounidenses. ¿Qué le depara el futuro a esta plaza?

En el marco de la profunda caída en el precio de los commodities y la abrumadora corrección de los activos de renta variable en Asia, el pánico se ha apoderado de los inversores.

Frente al retroceso que sufrieron las acciones estadounidenses en la jornada bursátil de hoy, muchos consideran que las mismas podrían experimentar una caída aún más dramática próximamente, en vista de los acontecimientos que se han presentado a nivel internacional.

Sin embargo, el ala “pro bonanza” de los expertos, considera que la tendencia al alza se mantendrá un tiempo más.

¿A qué se debe esta aseveración?

De acuerdo con una publicación de CNBC, el motivo por el que se mantendrá la tendencia positiva en Wall Street tiene que ver con la variable de precios sobre ganancias o P/E (Price to earnings).

Este indicador se ha contraído a medida que las ganancias corporativas han crecido en relación al comportamiento del mercado accionario, lo que trae como consecuencia que los activos estadounidenses no se vean  tan sobrevaluados como en el pasado.

Con este panorama, las acciones estadounidenses se perfilan con un gran margen de avance en lo que resta de 2015, aún cuando a comienzos del año el mayor atractivo de inversión se encontraba en la plaza europea y la asiática.

Otro elemento que aporta atractivo a las participaciones de este territorio, tiene que ver con los bajos precios petroleros que se traducen en un menor costo para las empresas de servicios y consumo principalmente, y  a la larga el capital ahorrado en este sentido, se convierte en dividendos para los accionistas.

Apóyese en la historia

A la fecha, el índice S&P 500 muestra un avance de 1% en lo que va de año, mientras que el Dow Jones Industrial Average ha retrocedido 1.4% y de acuerdo con estadísticas citadas por CNBC, en el año 1904 -fecha en la que por última vez el mercado accionario neoyorquino obtuvo ganancias iguales o cercanas a cero en los primeros seis meses del año- el segmento de renta variable se alzó un impresionante 42% en el segundo semestre, por lo que unas situación similar podría registrarse durante los próximos meses.

Con respecto a la influencia que podría tener el desplome del Shanghai Composite sobre los activos de otros países, es importante que el inversor tenga claro que la exposición de este mercado a la plaza internacional no es de mayor magnitud, por lo que el comportamiento del mismo no marcará la pauta en otros escenarios.

Apueste por los activos de renta variable del contexto estadounidense que más de adapten a su portfolio, manteniéndose fiel a una estrategia de diversificación que permita blindar su cartera ante eventualidades.

Recuerde que Inversor Global puede ofrecerle información detallada y de relevancia sobre las oportunidades de inversión más atractivas del mercado internacional, a través de informes especiales elaborados por nuestro equipo de expertos.

Recíbalos suscribiéndose a nuestro  Newsletter gratuito haciendo click aquí.

Deja tu respuesta