¿Cómo predecir la aparición de una burbuja financiera?

En este artículo de Inversor Global, conocerá los aspectos que debe tener en cuenta para  identificar si se está cocinando una crisis en el mercado que podría afectar a su portfolio de inversiones.

Históricamente, las burbujas financieras han explotado en momentos en que los involucrados no cuentan con un plan de contingencia para atenuar los efectos de éstas sobre sus intereses.

En múltiples oportunidades los expertos han discutido sobre la posibilidad de detectar las señales que denotan la formación de estas “burbujas”. En ese sentido, la puesta en común sugiere una serie de aspectos a analizar para obtener dichos indicios.

Usted como inversor, debe tener en cuenta los elementos que damos a conocer a continuación con el propósito de establecer una estrategia que le permita blindar su capital de eventualidades o mejor aún, diseñar un plan de acción enfocado en obtener ganancias a partir de la coyuntura.

Las señales infalibles

El inversor Vikram Mansharamani, explica en su libro Boombustology: Spotting Financial Bubbles Before They Burst (Detectando burbujas financieras antes de que exploten), los elementos que convergen para dar lugar a una burbuja y por ende, son las pistas a seguir por el inversor para identificarla a pesar del componente de incertidumbre que las empaña.

De esa manera, Mansharamani destaca aspectos de microeconomía, macroeconomía, política, psicología y biología.

Desde el punto de vista microeconómico,  se da el acontecimiento de mayor alerta e interés para el mercado, como lo es la variación abrupta de los precios del bien objeto de la burbuja – acciones, en el caso de la Bolsa. Cuando éstos avanzan a gran velocidad sin fundamentos que respalden la tendencia, algo está sucediendo.

En el ámbito macroeconómico se producen los hechos que más tarde provocarán la sobresaturación del contexto financiero, como el aumento de créditos de carácter especulativo, un alto nivel de inversión en el que los flujos de capital se asignen de manera errónea y una producción que supere la capacidad de la economía.

Todas estas características se evidenciaron en el caso de la burbuja inmobiliaria china, en la que la actividad del sector construcción superó considerablemente a la demanda por medio de un endeudamiento acelerado.

El exceso de confianza de las autoridades es determinante en el proceso de abarrotamiento del contexto financiero, siendo este el factor presente desde la perspectiva psicológica. Esto da lugar al comportamiento  irracional “de rebaño” en el que los individuos advierten que algo fuera de lo normal está sucediendo pero confían en que en esa ocasión “todo será diferente” y descartas un desenlace negativo.

En ese sentido, tiene lugar el elemento político, a través del cual los gobiernos intervienen en la dinámica económica creando distorsiones que estimulen el ingreso de nuevos actores para  sostener el mercado.

Luego de lo anteriormente dicho, se produce el quiebre que corresponde al enfoque biológico en el que la burbuja termina por propagarse y permite alcanzar un pico en la plaza –como el rally de las bolsas de China en el primer semestre del año–  y luego desembocar en el desplome del bien protagonista de la burbuja en cuestión – como la corrección de casi 30% de los índices bursátiles del Gigante Asiático en los últimos dos meses.

Con el conocimiento de esta serie de elementos claves, los inversores pueden anticipar el estallido de las crisis en los mercados y de esa manera, establecer una estrategia que permita sacar provecho de éstas en el futuro inmediato, en tanto se diseña una maniobra de protección a largo plazo.

Recuerde que Inversor Global puede ofrecerle información detallada y de relevancia sobre el comportamiento del mercado internacional para estructurar un plan de inversiones acertado y blindar su patrimonio de las eventualidades financieras, a través de informes especiales elaborados por nuestro equipo de expertos.

Recíbalos suscribiéndose a nuestro  Newsletter gratuito haciendo click aquí.

Deja tu respuesta