¿Una mentira repetida mil veces se convierte en realidad?

A la fecha, el atraso cambiario presente en la Argentina cumple diez meses y desde el Gobierno niegan la necesidad  de realizar un ajuste económico o devaluar.

No hay duda de que el despliegue de las maniobras del Banco Central Argentino (BCRA) se ha hecho sentir sobre uno de los principales agravantes de la economía local: el cepo cambiario.

Recientemente se cumplieron diez meses del atraso que sostiene la entidad en este sentido, con el propósito de palear de alguna manera otro de los grandes males económicos de la Argentina, como lo es la inflación.

Los especialistas han advertido en reiteradas oportunidades sobre las consecuencias de esta medida, que inevitablemente son una carga a asumir por la próxima administración. Pero mientras tanto, se cocina una bomba de tiempo que puede explotar en cualquier momento en la cara de los argentinos.

El “encanto preelectoral”

De acuerdo con información del BCRA citada por La Nación, el tipo de cambio oficial al día de hoy se ubica en 9,036 pesos por cada dólar, lo que equivale a una depreciación de 0,95% de la moneda local durante el último mes, en relación con la divisa estadounidense.

Hace justamente 10 meses, la conversión se situaba en 8,4022 pesos, un 7,5% menos que el valor actual. Para los especialistas, este tipo de comportamiento con respecto a los ajustes cambiarios es típico de un escenario preelectoral, en el que se busca evitar cualquier especie de corrida o variación brusca de la moneda, que permita cuestionar la gestión de los organismos públicos, al tiempo que se intenta congelar el ascenso del índice inflacionario.

La fórmula fue aplicada en el 2011, justo antes de la entrada en vigor del actual mandato de Cristina Fernández. Sin embargo, a diferencia de entonces, el atraso actual se da en un contexto en el que la economía estadounidense se ha fortalecido notablemente y el dólar ha experimentado un crecimiento sostenido durante casi un año, contexto que torna más delicada la situación de apreciación artificial del peso argentino.

Así, la moneda local ha perdido 25% de competitividad en el último año en relación a las divisas de los principales socios comerciales del país, incidiendo directamente sobre las exportaciones.

Para ilustrar esto, es válido citar el caso del país vecino. En los últimos doce meses, el real brasileño se ha depreciado un 42% frente al dólar, mientras que el peso argentino lo ha hecho en apenas un 12,5%, según datos de La Nación.

La eterna negación

Ante el escenario, la postura de las principales figuras de la gestión K pretenden evadir la realidad. En ese sentido, de acuerdo con un artículo de Infobae, el presidente del BCRA Alejandro Vanoli, manifestó en declaraciones recientes que desde el ejecutivo rechazan la existencia de un atraso cambiario y descartó una eventual devaluación.

Sin embargo, esta será una tarea pendiente para quien asuma responsabilidades a fines de año ya que el atraso del peso argentino no podrá permanecer por siempre.

Ante esta eventual depreciación de la moneda local con respecto al dólar, usted debe tomar medidas puntuales para proteger su patrimonio. Desde Inversor Global, en reiteradas oportunidades le hemos alentado a blindar sus ahorros a través de inversiones en moneda extranjera, bien sea en instrumentos de renta fija o variable.

Para conocer estas herramientas puntuales y recibir asesoramiento sobre los pasos a seguir para fijar presencia en ellas de manera segura, suscríbase a nuestro  Newsletter gratuito. A través de él podrá acceder a reportes especiales preparados por nuestro equipo de expertos.

Recíbalo haciendo click aquí.

Deja tu respuesta