Llegó la hora de invertir en esta compañía

Acaba de anunciar la adquisición de su eterno rival y se prepara para resurgir lentamente de las cenizas. Este puede ser el comienzo del cambio para esta firma estadounidense y usted no puede desaprovecharlo.

El mundo de las empresas tecnológicas ofrece mucho por explorar y descubrir. Grandes ganancias, buenas perspectivas de crecimiento y balances positivos… Sin embargo, así como no todo lo que brilla es oro, no todo lo rechazado por las masas es una mala opción. Algunas compañías podrían ser una verdadera trampa para el inversor.

Este es el caso de Intel, el principal fabricante de chips para procesadores del mundo.

De acuerdo con información de Forbes, la compañía reportó  un retroceso en sus resultados financieros del  último trimestre en comparación con los obtenidos en el período anterior. Esto se debió, en gran parte, a la disminución de la demanda en la división de negocios de computadoras de escritorio de la firma.

Como consecuencia, muchos analistas del mercado encendieron sus señales de alerta y recomendaron mantenerse alejados de esta compañía.

Sin embargo, esta semana algo cambió. Los medios dieron a conocer la noticia de que Intel alcanzó un acuerdo para comprar a su eterno rival, Altera Corp, por aproximadamente 16.700 millones de dólares en efectivo, en una operación para defender un negocio crucial.

¿Oportunidad de compra?

La adquisición de Altera es parte del proceso que está atravesando la compañía para impulsar su rentabilidad y el crecimiento de sus ingresos. En este sentido, según un artículo de Wall Street Journal, Intel tiene previsto utilizar la línea de chips programables de Altera para aumentar sus ingresos en un momento en que la desaceleración de la demanda de ordenadores personales se intensifica.

Recordemos que en el último ejercicio, la compañía se vio obligada a reducir sus previsiones trimestrales en 1.000 millones de dólares por las menores ventas en el mercado. Pero con esta adquisición, las cosas podrían empezar a cambiar para Intel y sus accionistas. Los expertos esperan que el acuerdo, que incluye efectivo y deuda, se cierre en un periodo de entre seis o nueve meses y aporte mayor rentabilidad a la compañía.

De hecho, en los primeros minutos de las operaciones posteriores al anuncio, los títulos de Intel subían un 0,12 %, mientras que los de Altera ganaban un 6,06 %, para llegar a los 51,81 dólares.

Aún así, la situación a la que tiene que hacer frente Intel no es fácil y la rentabilidad futura de sus títulos no está garantizada en el corto plazo.

Si usted está decidido a arriesgarse y apostar por Intel, este el momento para hacerlo. De lo contrario, la recomendación es que apunte sus dardos hacia otras compañías del sector como Apple o Google. Para establecer una estrategia de inversión en función de estos actores, puede consultar la opinión de nuestros expertos a través del newsletter semanal de Inversor Global, donde encontrará más recomendaciones de inversión.

Si todavía no lo recibe, puede suscribirse d manera gratuita con un click aquí.

Deja tu respuesta