El ingrediente asiático que podría transformar este instrumento de inversión

La atención de la plaza bursátil internacional se encuentra puesta en la firma MSCI, en cuanto a la inclusión de acciones chinas en su conocido índice de países emergentes. ¿Cómo afecta este acontecimiento a los negocios relacionados con estos mercados?

La expectativa se posa sobre el mercado. Para la próxima semana se espera la decisión de la firma MSCI, con respecto a la inclusión de activos provenientes de China continental en su prestigioso conglomerado MSCI Emerging Markets Index.

Este índice es popular entre los inversores que se inclinan por fijar presencia en los países emergentes, y en los próximos días podría adicionar a su haber acciones tipo A de Shanghai y Shenzhen en yuanes.

De llevarse a cabo, esto traería grandes cambios a la dinámica actual de negocios a nivel global, ya que los principales actores financieros de occidente comenzarían a adquirir participaciones del dragón rojo, cuyo contexto de valores se caracteriza por la extrema volatilidad.

El ingrediente asiático que hacía falta

El motivo por el que se ha prestado a consideración la inclusión de activos chinos en el MSCI  es simple: estos ocupan un espacio menor al que deberían, en el resto de los índices globales.

De acuerdo con una publicación de Wall Street Journal, esto se evidencia en la composición de instrumentos como el MSCI All Countries World Index, en el que coexisten posiciones de inversión alrededor del globo. En éste, la porción correspondiente a China es de apenas 2,7%, aún cuando su economía represente el 15% del PBI mundial.

A pesar de que el MSCI de mercados emergentes si cuenta con activos provenientes de este país asiático, los mismos pertenecen a empresas que cotizan en Hong Kong y no en el resto de las plazas accionarias del país.

Tal como lo reseña CNBC, el índice compuesto de Shanghai ha ganado un 43% en lo que va de año, mientras el conglomerado Shenzhen ha avanzado 97% en el mismo período, y aunque recientemente registraron pérdidas de 6% en promedio, en lo que va de semanas se han alzado en 4,7 y 4,8% respectivamente.

Este crecimiento les proporciona una capitalización de mercado estimada en 10 billones de dólares, la segunda de mayor magnitud, luego del mercado bursátil de los Estados Unidos.

Los posibles efectos

De concretarse la adición de acciones tipo A de China al compuesto mencionado, el impulso a la bolsa del país asiático sería notable. En consecuencia, los inversores y gestores de fondos se verían en la obligación de adquirir estas participaciones a precios altos.

No obstante, el hecho de que esta iniciativa no llegue a efectivizarse, será entendido como un paso atrás en los intentos de China por ser un escenario de capitales abierto, con intensiones de esparcir el uso de su moneda a nivel internacional.

Recuerde que Inversor Global puede proporcionarle información útil sobre la dinámica de los mercados internacionales, con el propósito de que pueda diseñar una estrategia de inversión efectiva en función de ésta, a través de reportes especiales preparados por nuestro equipo de expertos.

 Para recibirlos, suscríbase al Newsletter gratuito haciendo click aquí.

Deja tu respuesta