Esta alternativa de negocios verde espera por usted

Los  green bonds pasaron de acumular 10.000 millones de dólares en el mercado para cierre de 2013, a recaudar 36.000 millones en 2014. Conozca a continuación, si se trata de una opción que vale la pena incluir en su cartera.

Los bonos verdes son una herramienta de inversión relativamente nueva en el mercado financiero. Su primera emisión tuvo lugar en 2007, alcanzando 800 millones de dólares, cifra ampliamente superada por los 36.000 millones captados para finales de 2014.

La buena noticia para usted es que de acuerdo con una publicación de Ámbito,  los expertos pronostican que esta cantidad podría triplicarse este año, para llegar a los 100.000 millones de dólares, por lo que no debe perderse la oportunidad de formar parte del auge de esta alternativa de negocios sustentable.

¿Cómo funcionan los green bonds?

Estos títulos de deuda funcionan como cualquier otro instrumento de renta fija. Sin embargo, presentan una diferencia clave, el rendimiento que ofrecen establece como requerimiento de pago que los recursos sean destinados a acciones sustentables.

El emisor pionero de estos activos fue el Banco Mundial, tanto en el segmento público como corporativo.  Actualmente, la emisión puede ser manejada por diferentes actores conocidos como Bank of America, Goldman Sachs o JP Morgan. También figuran en este sentido empresas como Unilever o Toyota.

El ABC de los bonos verdes para los inversores

Las operaciones comerciales que involucran a estos bonos se canalizan por medio de un banco de inversión o brokers. Normalmente, la entidad emisora contrata los servicios de una de las firmas de esta categoría para llevar a cabo la colocación y una vez en el mercado, se define el precio en función de la oferta y la demanda del activo.

Aún cuando los inversores argentinos no tienen acceso directo a los títulos verdes, ya que estos operan en moneda extranjera, usted  puede incursionar en esta alternativa, teniendo una cuenta  en una firma de inversiones fuera del país y así realizar los trámites pertinentes.

Según información de Ámbito, se sugiere tener un bróker local y otro en el exterior, con el propósito de poder manejar el dinero  a través del “contado con liqui” o “dólar cable”.

 Sin embargo, siempre existe la alternativa de emplear algún ETF para invertir en estos títulos.

Si es un inversor con poca tolerancia al riesgo los green bonds están diseñados para usted, ya que son instrumentos de gran confiabilidad calificados por las firmas de riesgo como AAA si son de carácter público, o AA si pertenecen al segmento corporativo.

De acuerdo con las estimaciones del Banco Mundial, los países emergentes también se harán participes de esta tendencia de negocios. En ese sentido, se auguran emisiones provenientes de China, Brasil y México, en el futuro cercano.

Si desea formar parte del selecto grupo de inversores socialmente responsables, esta oportunidad es para usted.

Recuerde que Inversor Global puede ofrecerle asesoramiento para diseñar una estrategia de negocios acertada en el contexto financiero internacional, a través de informes especiales preparados por nuestro equipo de expertos y publicados en nuestros Newsletters.

En esta ocasión, le ofrecemos la oportunidad única de acceder de manera totalmente gratuita a nuestra edición especial de mayo de la Revista de Inversor Global, en donde encontrará información de utilidad para optimizar su portafolio de negocios. Ingrese a la misma haciendo click aquí.

Deja tu respuesta