Saque provecho del boom de los plazos fijos

Tras la última suba de tasas ocurrida en octubre de 2014, empezaron a crecer con fuerza entre los ahorristas argentinos. Descubra en esta nota si le convienen y empiece a invertir hoy mismo.

Entre tantas opciones de inversión que presenta el mercado local, particularmente una está haciendo furor entre los pequeños inversores.

Se trata de la inversión más sensilla y tradicional que conocemos los argentinos: el plazo fijo.

Tras la última suba de tasas ocurrida en octubre de 2014, los depósitos más chicos del sistema financiero argentino empezaron a crecer con fuerza. Tanto es así que durante abril de este año, el stock de plazos fijos sumó 30.000 millones de pesos y llegó hasta los 356.000 millones pesos, según cifras del Banco Central.

¿A qué se debe este boom?

Los motivos por los cuales los ahorristas argentinos se volcaron al plazo fijo son varios. Según destaca un artículo del diario La Nación, un mayor circulante de pesos, el dólar planchado, aceptables tasas de interés bancarias y un poco de psicología colectiva influyeron para que la gente eligiera nuevamente estos instrumentos de inversión.

Además, como las operaciones en el mercado financiero se encuentran muy reguladas y las expectativas de devaluación se redujeron en el corto plazo, la tasa de interés que ofrecen los plazos fijos en pesos empezó a verse como una opción atractiva en el mercado local. Actualmente la tasa Badlar, que es la que pagan los bancos privados a plazos fijos de más de 1 millón de pesos, está en 20%. Aunque algunos bancos llegan a pagar hasta un 23,5% para colocaciones a más largo plazo.

Y si bien no ofrecen rendimientos espectaculares, como inversión le ganan al dólar y están bastante cerca de lo que es la inflación de los últimos 12 meses.

Alternativas superadoras

Aún así, existen alternativas superadoras. Una de ellas son las letras del Banco Central (Lebac). Estas son títulos de corto plazo que licita la autoridad monetaria los martes de cada semana. Funcionan como un bono cupón cero, es decir, amortizan la totalidad del capital al vencimiento. Y además, se emiten con un descuento, por lo que el interés que pagan consiste en una rentabilidad implícita.

Con un 28% anual, el retorno que ofrecen es superior al de los plazos fijos.

Por otro lado, los fondos de inversión también son herramientas atractivas para el pequeño ahorrista. Estos otorgan un rendimiento de hasta 25% y se lo puede retirar con sólo dos días de preaviso.

¿Qué debe hacer usted?

Para hacer frente a este período de transición, donde dentro de un par de meses elegiremos a nuestro próximo presidente, usted debe estar atento a lo que pueda suceder y actuar en consecuencia para maximizar y cuidar el poder de sus ahorros. Hasta el momento, la estrategia del plazo fijo funcionó bien, pero esto puede cambiar en el futuro inmediato.

La posibilidad de que el próximo presidente devalúe y el dólar se dispare existe, por eso hoy debe ser cauto con sus decisiones. Tarde o temprano, la divisa estadounidense se ajustará al alza y es mejor estar preparado desde ahora.

Si quiere conocer más herramientas para invertir sus ahorros, puede consultar las columnas de nuestros especialistas publicadas en el newsletter semanal de Inversor Global. Y si todavía no lo recibe, puede suscribirse gratis con un click aquí.

Además, en esta ocasión le ofrecemos la oportunidad única de acceder de manera totalmente gratuita a la edición de mayo de la Revista de Inversor Global, en donde encontrará información de utilidad para optimizar su portfolio de negocios. Ingrese gratis con un click aquí.

Deja tu respuesta