Los argentinos están obligados a ahorrar

Temerosos y atentos al corto plazo, la población argentina dejó de lado el consumo, insignia de la economía K y pasó a privilegiar la conservación de su dinero.

Las épocas de cambio político aparejan dudas e incertidumbres. Ante el miedo de que venga algún tipo de ajuste o de no poder pagar las deudas en el largo plazo, muchos deciden levantar la guardia desde ahora para que la transición no los tome por sorpresa. Es por esto que los argentinos con capacidad de ahorro dejaron de lado la propensión al gasto al que fueron impulsados por el modelo económico kirchnerista y, temerosos, pasaron a privilegiar la conservación de su dinero.

Esta tendencia, que no se veía hace años, comenzó a fines de 2014 y en el transcurso de  2015 se fue consolidando. Basta señalar que en los últimos meses, 1,5 millones de personas hicieron operaciones de plazos fijos o compra de dólares a través del mercado oficial con fines de atesoramiento.

Del consumo al ahorro

Los argentinos están preocupados por su dinero y eso se refleja en el manejo de sus finanzas personales.

Un artículo del diario La Nación muestra que mientras las ventas de bienes durables en general cayeron o se mantuvieron estancadas durante el primer cuatrimestre del año, muchos argentinos dedicaron más de 33.000 millones de pesos a inversiones destinadas a preservar el valor de su dinero.

Esto significa un cambio importante en lo que respecta al manejo del dinero, ya que en vez de gastar, la mayoría prefirió ahorrar. Y para ello, la compra de dólares ahorro y a la constitución de plazos fijos bancarios fueron los instrumentos preferidos.

Andrés Méndez, director de la consultora AMF, explicó al diario que las razones de este cambio se encuentran en la estabilidad de la cotización del dólar oficial -y la promesa de que se va a mantener- y en el descenso del billete paralelo. Y además, en el ajuste al alza de las tasas que los bancos pagan por los plazos fijos, que dispuso a comienzos de octubre el Banco Central.

Con una tasa por encima del 23% anual y un dólar calmo, los ahorristas se vieron tentados a colocar su dinero en un plazo fijo. Y por otro lado, la certeza de que el BCRA se esforzará por mantenerlas en el tiempo, convirtió a este instrumento en una buena alternativa para mantener el valor el dinero.

“Hay que tener en cuenta que si alguien hubiera invertido en octubre en un plazo fijo en lugar de adquirir dólar blue, hoy tendría un retorno nominal de 14%, a lo que se adicionaría que el blueretrocedió $ 2,90 entre principios de octubre y fines de abril. En resumen, podría adquirir un 40% más de dólares que a los que hubiera accedido siete meses antes”, dice Méndez a La Nación, en referencia al boom de los plazos fijos.

Ante estas circunstancias y el temor hacia el largo plazo, la preferencia del ahorro ante el gasto fue ineludible.

¿Qué hacer con los ahorros?

Ahora bien, supongamos que usted decidió ahorrar su dinero en vez de gastarlo en la compra de un electrodoméstico o un auto nuevo. La pregunta del millón que debe estar haciéndose es cómo hacerlo rendir.

Si tenemos en cuenta que el tarde o temprano el dólar se va a ajustar al alza, lo mejor es estar preparado de ante mano. Para eso, refugiarse en activos dolarizados puede ser la mejor solución al alcance de su mano.

Para recibir más información y despejar sus dudas, puede consultar nuestro newsletter de inversiones. Allí encontrará todo lo que necesita saber para multiplicar el valor de su dinero. Además, en esta ocasión le ofrecemos la oportunidad única de acceder de manera totalmente gratuita a nuestra edición especial de mayo de la Revista de Inversor Global, en donde encontrará información de utilidad para optimizar su portafolio de negocios. Ingrese a la misma haciendo click aquí.

Deja tu respuesta