12 pasos para convertirte en un madrugador

Salir bien temprano de la comodidad de tu cama puede traerte beneficios insospechados. Hoy voy a compartir con vos un “protocolo” sencillo y divertido para que empieces a madrugar a partir de mañana.

 

Cuando entré a las oficinas de Londres del cliente más grande que asesoro a las 7:25 de la mañana ese primer día, pensé que el lugar iba a estar desierto.

Me sorprendí cuando vi que las luces ya estaban encendidas y cuando llegué a mi oficina provisoria, vi que Ben, Nick, Gary y Woody ya estaban trabajando.

 

“¡Buen día!”, dije, sintiendo como si me hubiera encontrado con integrantes nuevos de mi fraternidad secreta. “¡Qué temprano llegaron, chicos!”.

“Al que madruga Dios lo ayuda”, dijo Nick.

Me dirigí a mi oficina con una sonrisa. Estos cuatro madrugadores eran la mitad de mi equipo creativo. El hecho de que hubieran llegado más de 90 minutos antes de las 9 h me impresionó. Su buen humor me impresionó aún más.

“Voy a poder lograr algo acá”, pensé.

Ya sabemos lo que dicen los estudios: las personas que madrugan son más felices, más saludables y más productivas en sus trabajos. Se mantienen en forma, ganan más dinero y dicen estar más satisfechas con sus vidas.

Muchas de las personas con las que he hablado dicen que les parece sensato este razonamiento de que madrugar es algo bueno. Sin embargo, no pueden reunir ni la energía física ni la emocional para realmente hacerlo.

Me dicen que son gente “nocturna”, que tienen más energía a la medianoche que a las 9 de la mañana. De hecho, dicen que se irían a dormir a la madrugada y se levantarían al mediodía si sus trabajos/esposas lo permitieran.

Existen pruebas científicas que sugieren que esto podría ser verdad. Se ha investigado mucho acerca de los patrones de sueño en los últimos años, y es evidente que para muchas personas (más o menos el 15%, según lo que leí), es más normal “acostarse tarde y levantarse tarde”.

Pero que te cueste más levantarte temprano no quiere decir que no deberías intentarlo. Los beneficios son muchos y muy buenos como para pasarlos por alto:

  • Lograrás realizar más trabajo.
  • Lograrás cumplir con más tareas importantes.
  • Harás que tu carrera progrese más rápido.
  • Te respetarán más en tu trabajo.
  • Ganarás más dinero.
  • Tendrás más tiempo para ejercitarte.
  • Mejorarás tu salud.
  • Serás más feliz.

Si querés convertirte en un madrugador pero te cuesta convencer a tu cuerpo de que coopere, seguí el siguiente plan que consta doce pasos:

Paso 1: Dejá de culparte a vos mismo.

Es posible que no sea una falta de fuerza de voluntad lo que te lleva a querer dormir hasta el mediodía. Es posible que sea una combinación de genes, azúcar en sangre, hormonas… y malos hábitos. Pero, dejando de lado tus genes, todas esas son cosas que podés controlar.

Paso 2: Tomá melatonina a la noche

Para levantarte temprano, tenés que irte a dormir temprano. Si te cuesta dormirte, probá tomar un suplemento de melatonina en vez de pastillas para dormir. Mi

médico personal, el Dr. Al Sears, llama a esta hormona que el organismo

produce en respuesta a la oscuridad, “regulador del sueño de la naturaleza”.

Paso 3: Dormí en la oscuridad.

Cuanto más oscuro esté, más melatonina liberará de manera natural tu cuerpo. En consecuencia, tratá de que tu cuarto esté lo más oscuro posible. Colocá cortinas

blackouts  y abrilas ni bien apagues el despertador.

Paso 4: Respirá mucho aire puro.

Esto es bueno para dormir y para levantarte. Si dormís con las ventanas cerradas, salí y respirá aire fresco apenas te levantes a la mañana.

Paso 5: No comas antes de ir a dormir.

Deberías cenar o comer tu último aperitivo tres horas antes de irte a dormir. Dormirás y te sentirás mucho mejor a la mañana.

Paso 6: No programes el despertador en función dormitar.

Según el Centro de Trastornos del Sueño del Hospital de Niños de Filadelfia, cuesta menos levantarse cuando el despertador suena por primera vez que levantarse, volverse a dormir nuevamente y luego despertarse otra vez.

Paso 7: Colocá flores en tu cuarto.

Investigadores de Harvard han informado que “las personas que no son mañaneras” dicen haberse sentido más felices y más energéticas cuando había flores frescas en sus cuartos.

Paso 8: Pintá tus paredes de colores vivos.

Algunos estudios han indicado que los colores vivos activan las células de la energía. Por ende, pintá las paredes de tu cuarto de algún color vivo y alegre que te despierte.

Paso 9: Elongá.

15 minutos de elongación al sol te ayudarán a deshacerte de cualquier contractura que puedas haber desarrollado durante la noche. La elongación de las clases de yoga, en especial, hace muy bien.

Paso 10: Hacé ejercicio.

Además de elongar, entrená. En mi caso, después de elongar alterno entre ejercicios calisténicos (flexiones de brazos, sentadillas y otros ejercicios hindúes) y  una rutina de aceleración cardiopulmonar progresiva. En general corro o subo y bajo escaleras.

Paso 11: Empezá el día con una sonrisa.

Antes de lavarte la cara, sonreí 25 veces. Parate frente al espejo y sonreí de la forma más alegre que puedas… 25 veces. El acto físico de sonreír produce endorfinas que te dan energía y empuje.

Paso 12: Levantate un minuto antes cada día.

No fue sino hasta que llegué a los 30 que me di cuenta del valor de levantarse temprano. Me estaba ganando el pan, como dicen. Estaba dominando el arte de ganar dinero.

Aun así, levantarme todos los días a las 8:30 no me dejaba tiempo para lograr otras metas. Entonces, empecé a poner el despertador un minuto más temprano cada día.

Pronto me empecé a levantar a las 8 de la mañana… luego a las 7:30…luego a

las 6:30…y, al final, llegué a un punto en mi carrera en el cual comencé a

levantarme a las 5:30. (Hoy en día, me levanto un poco más tarde, en general,

a las 6 o 6:30 de la mañana).

Levantarse temprano me ha dado el tiempo para escribir ficción, estudiar

español, estar en forma, pasar más tiempo con mi familia y muchas otras

cosas más. Quién sabe la cantidad de cosas que podés lograr volviéndote un

madrugador.

Sinceramente,

Mark

Mark Ford es uno de los creadores de la disciplina conocida en los Estados Unidos como Generación de Riqueza. Junto a Tom Dyson creó el afamado newsletter financiero The Palm Beach Letter. Bajo el seudónimo “Michael Masterson” ha publicado más de dos mil ensayos y 8 libros sobre hábitos y prácticas financieras. Dos de ellos, “La Promesa” y “Los 9 secretos que todo generador de riqueza debe conocer” han sido mundialmente aclamados y traducidos a varios idiomas. Además de ser uno de los referentes del Palm Beach Wealth Builders Club, es uno de los autores y principales referentes del Club para Generar Riqueza de la Argentina, donde revela oportunidades sobre nuevas fuentes de ingresos en dólares a sus suscriptores, y de Cartas de Key Biscayne, afamado newsletter de finanzas personales y creación de dinero.

 

 

 

 

Deja tu respuesta