Cuando la Argentina y “el peor” están en una misma oración

Esta calificación no la quiere tener nadie, pero a veces es inevitable. Conozca aquí el informe en el que, desafortunadamente, mezclaron a nuestro país con esa palabra.

Los inversores y los empresarios tienen muy pocas salidas en la Argentina.

Las dificultades para abrir negocios, los altos impuestos que hay que pagar y otras trabas impuestas a quienes quieren generar más trabajo y actividad en el país hacen que, quienes lo logran, sean considerados unos “reyes de la jungla”.

Y el clima hostil ha traspasado fronteras.

Ahora, hasta las instituciones internacionales han denunciado la compleja situación en la que se encuentran actualmente los emprendedores, en este caso los involucrados con el rubro turístico.

“El país con el peor clima de negocios del mundo”

Lo ideal es que la Argentina nunca fuera considerada como “la peor” nación para algo.

Pero el Foro Económico Mundial no opina lo mismo.

De acuerdo con un artículo publicado en el diario La Nación, esta entidad internacional publicó recientemente su “Informe de competitividad de viajes y turismo 2015”, en donde se analizan los factores y políticas que hacen sostenible el desarrollo de este sector.

De 141 economías, la Argentina quedó en el segundo lugar entre los países con el peor clima para hacer negocios, y lo comparte con Venezuela. Por debajo de ellos se encuentran Chad, Zimbawe, Haití, Angola y Myanmar.

En la orilla contraria, las naciones donde el clima de negocios es más propicio son Singapur, Hong Kong y Qatar.

Además, el país quedó de 30 en el ranking de destinos más caros del mundo, por encima incluso de países como Estados Unidos o Brasil.

Los inversores y los empresarios más valientes

La coyuntura actual en este país ha hecho que miles de hombres de negocios y compañías extranjeras desistan de invertir en la Argentina.

Uno de los obstáculos que más ha dejado cicatrices es la de la traba a las importaciones. Debido a que no se pueden conseguir ciertos productos o materiales para venderlos dentro del territorio, muchas firmas se han dado por vencidas y han dejado de funcionar.

Otro de los puntos que se ha puesto en contra es la dificultad de conseguir dólares. Es una realidad que la inflación en Argentina ha hecho que la confianza en la moneda local sea mínima, pero el no poder obtener dólares también es desventajoso para las firmas extranjeras, que necesitan enviar sus ingresos a sus cuentas matrices.

Todo esto ralentiza la actividad económica, acaba con el empleo y desincentiva el consumo.

¿“El peor” por mucho tiempo más?

Por fortuna, este período de mal clima de negocios puede cambiar por completo muy pronto.

Las elecciones presidenciales de octubre les darán el poder a los argentinos de votar por el desarrollo, por el fin del cepo cambiario y por la reactivación de los negocios tanto en el sector turístico como en todos los demás.

Si usted es un inversor o un empresario, analice los cambios políticos que se darán dentro de unos meses y aliste su capital para lo que vendrá en el futuro. Si todo sale bien, la Argentina saldrá de esos últimos lugares y volverá a la senda del desarrollo. Ése será el momento de aprovechar y multiplicar su capital.

Mientras tanto, conozca cómo sobrellevar este último tramo del Gobierno actual por medio de la información que le trae Inversor Global. Queremos ayudarlo para que se arme de todo lo que necesita para seguir generando ingresos.

Por eso, aproveche esta oferta limitada que estamos haciendo a nuestros lectores. Acceda a nuestro número especial de la revista Inversor Global de mayo, en donde podrá informarse mucho más de recomendaciones de inversión y actualidad económica. Para acceder a la revista, haga click aquí.

Deja tu respuesta