Invierta como un experto en 3 pasos

En este artículo de Inversor Global, conocerá los principios que usted debe seguir para convertirse en un as de los negocios.

Invertir en las plazas bursátiles es una práctica que puede ser comparada con el arte de hacer negocios en general. De allí, que los principios claves a seguir en el caso de esta última, sean perfectamente aplicables a la estrategia a emplear para posicionarse correctamente en el mercado de valores.

En ese sentido, a continuación, podrá observar las similitudes que existen entre los aspectos claves de un proceso y otro, para poder aplicarlos con éxito a la hora de navegar entre los variados instrumentos de inversión presentes en el escenario financiero.

De acuerdo con una publicación de Clarín, existen tres fundamentos básicos para negociar adecuadamente:

  1. La relación

Se refiere al conocimiento que tienen las partes que negocian una de otra. Por ejemplo, la industria a la que pertenecen, las relaciones estratégicas que mantienen con otros actores de la escena o sus intereses a largo plazo.

Este principio, puede vincularse a la necesidad del inversor de restringirse a los sectores de su conocimiento, como áreas de acción a la hora de decidir en qué activos inyectar dinero, y en cuáles no; al mismo tiempo que determina por cuánto tiempo mantendrá presencia en cada uno de éstos.

Como bien lo aconseja el gurú de las inversiones, Warren Buffet, y como se ha recomendado desde Inversor Global en oportunidades pasadas, usted debe mantenerse alejado de aquellos rubros o empresas, cuya dinámica productiva no comprenda totalmente, para evitar riesgos de tomar una decisión equivocada para su portafolio.

  1. El proceso:

Este pilar, hace referencia al tiempo dedicado a llevar a cabo la negociación en sí. En un contexto práctico, se refiere a la reunión de negocios como tal. En Latinoamérica, la costumbre es comenzar este ritual con conversaciones que permitan crear una atmosfera de confianza y luego pasar al tema central del encuentro.

La preparación y dedicación de una reunión para formalizar negocios, pudiera ser adaptado al tiempo dedicado a estructurar un portafolio de negocios coherente con el perfil del inversor y que responda a la variable de diversificación. Aspectos clave a tener en cuenta para definir una cartera.

De ahí, que el éxito de ambos casos, esté relacionado con el diseño del esquema a seguir, para lograr la meta fijada y el tiempo empleado en ello.

Sin embargo, en el caso del mercado de valores, ante la ausencia de tiempo del inversor, surge la alternativa de contratar los servicios de un asesor financiero especializado.

  1. El acuerdo final:

Este aspecto engloba precios y plazos del acuerdo. En ese sentido, se establece una relación en base con si es razonable o no, la variable de precio o costos, en función del tiempo definido para la obtención de resultados.

Si se traslada esto al plano bursátil, podría reflejarse en las diferentes modalidades bajo las que el inversor decide apostar por cada uno de los activos que selecciona, como la renta fija o acciones subvaluadas a mediano y largo plazo. O pensando en el futuro cercano, como en el caso de las estrategias de inversión basadas en la especulación en corto.

En este sentido, recuerde que para definir estos plazos debe realizar un análisis de volatilidad, valor intrínseco del activo a considerar y todo tipo de información necesaria sobre la empresa o instrumento objetivo.

Sea cual sea el caso, tenga presente estos tres aspectos que le servirán para fijar posiciones en el mercado financiero, de la misma manera en que lo hacen los grandes inversores.

Recuerde que Inversor Global puede ofrecerle asesoramiento con respecto al diseño de una estrategia adecuada para invertir, a través de  informes especiales publicados en nuestro Newsletter gratuito. Si aún no lo recibesuscríbase con un click aquí.

Deja tu respuesta