¡Es la Bolsa, estúpido!

Con una frase similar, pero dedicada a la economía, Bill Clinton llevó adelante una exitosísima campaña presidencial en 1992. Hoy, el mercado se hace eco y nos grita una lucrativa verdad en la cara.

“¡Es una timba!”, suelen decir algunos intentando desacreditar algo que no terminan de entender. Lo cierto es que la Bolsa tiene sus fundamentos, como cualquier inversión tradicional, y puede ofrecer grandes retornos a quienes lo comprendan.

Por otra parte, las inversiones tradicionales no están exentas de riesgo ¿o te olvidás que luego de la debacle de 2001, los plazos fijos se declararon intangibles para sus legítimos titulares?

Justo de eso te quiero hablar…

Hace algunos días, los medios pusieron la lupa sobre esta herramienta financiera, dado su crecimiento.

“Rindieron 13% en dólares en el primer trimestre”, titulaba Ámbito Financiero el lunes 6 de abril.

Además, esgrimía algunas de las razones de este fenómeno:

  • El piso de tasas impuesto por el Central, que fijó un nivel que no puede estar por debajo del 87% del rendimiento de las Lebac. De esta forma, la tasa de plazo fijo a 30 días no puede estar por debajo del 23% interanual.
  • La debilidad del dólar es probablemente el principal motivo del repunte, ya que los ahorristas hacen las cuentas de rentabilidad en moneda dura. Así, en estos primeros meses del año se ganó no sólo por la tasa de interés en pesos, sino también por la caída del dólar “blue” -de casi el 9%- y del contado con liquidación, lo que aceleró la ganancia en moneda dura. Entre la tasa de interés en pesos y la caída de la divisa, el rendimiento de un plazo fijo realizado en pesos superó el 13% medido en dólares en el primer trimestre.
  • La expectativa es que en los próximos meses, el Gobierno siga realizando grandes esfuerzos para contener el dólar en el mercado informal, aun con el alto costo de seguir vendiendo reservas a través del dólar “ahorro”. Mes a mes se baten récords de compra de parte de los ahorristas, que consiguen hacerse de divisas al tipo de cambio oficial más un 20%, que sigue siendo mucho más barato que comprar en el paralelo. Este mecanismo se mantendrá al menos hasta las elecciones. Además, como en el segundo trimestre entran más dólares por la cosecha sería más fácil seguir entregando reservas a través de este esquema.

El dólar blue en retroceso fue uno de los pilares de este repunte, de uno de los activos que siempre ofreció tasas negativas gracias a la inflación.

150413 dolar blue

 

Hasta acá todo muy lindo, siempre y cuando no hayan modificaciones de las decisiones tomadas por el Central y el Gobierno mantenga a raya la cotización paralela (algo posible, pero forzado y que no se sostendrá en el tiempo).

Bolsa al rojo

Cuando pensamos en las coberturas tradicionales ante la inflación y la devaluación, muchos ahorristas van al dólar, al plazo fijo o -los que tienen mayor espalda- a los ladrillos.

Ahora bien, la Bolsa mostró un desempeño espectacular. Digamos que usted no cuenta con los conocimientos específicos como para elegir acciones puntuales.

Lo que indicaría el sentido común es que apueste directamente por el Merval (el indicador emblema del mercado local). Varios Fondos Comunes de Inversión permiten esta alternativa, incluso usted mismo podría ver la composición del índice y replicarla por su cuenta.

Si hubiera tomado ese camino, en el primer trimestre de este año habría ganado 38,1% en dólares (versus los 13 puntos que ofreció el plazo fijo).

1 (21)

Si lo vemos en pesos, la ganancia es menor (hay que descontar la caída del blue), aunque todavía es impresionante: 26,32% durante los tres primeros meses.

Es sin dudas un número que le gana por goleada a la inflación.

Estará el que piensa que justo este trimestre se dio esta coyuntura, pero que es algo inusitado. Lo cierto es que la Bolsa local ganó 237,4% en los últimos dos años.

Pensalo…

Un fuerte abrazo,

Ignacio.

Deja tu respuesta