El “Efecto Boomerang” que amenaza al mercado

Las entidades financieras advierten sobre el riesgo de una crisis que pudiera estar gestándose en el escenario mundial. ¿Cuáles son las señales de alerta?

La crisis económica que vivieron los mercados en el año 2008 fue atribuida, en gran parte, a la falta de regulaciones en el sistema financiero, cuyas debilidades permitieron prácticas de alto riesgo que terminaron por provocar el colapso.

De acuerdo con una publicación de El Economista, el plan de prevención de los entes controladores del mercado, enfocado en reestructurar el marco legal de las operaciones, puede ser el origen de nuevas dificultades en el ámbito de las finanzas.

Las actuales normas afectan principalmente al segmento de bancos, quienes se ven obligados a presentar un mayor número de garantías que respalden su confiabilidad, ante sus obligaciones de pagos de activos. En ese sentido, estos actores advierten sobre la fragilidad de esta medida, en la que el eje de acción parte de las cámaras de compensación.

¿Es peor el remedio que la enfermedad?

Las cámaras de compensación son entes privados, encargados de custodiar  las garantías con las que deben cumplir los bancos. Así, fungen como canal de operaciones  y contratos financieros (como compraventa de activos), con el propósito de reducir el riesgo y atribuir transparencia  a las transacciones. Al mismo tiempo, son responsables de responder por los compromisos pendientes de las entidades financieras, en caso de que estas no estén en condiciones de hacerlo.

De allí, que si éstas llegasen a sufrir un colapso, los daños sobre el sistema serían de magnitudes incalculables.

La creación de nuevas normas para permitir las operaciones bancarias, contribuye con mayor presión sobre estos jugadores.

En un artículo reciente de Inversor Global, titulado Prepárese para afrontar nuevas turbulencias en el mercado, se citan las declaraciones del CEO de JP Morgan, Jamie Dimon, con respecto a este tema, destacando su advertencia sobre la  poca capacidad que posee la entidad que representa, al igual que otros bancos, para soportar un quiebre financiero, debido principalmente a  las normas sobre capital y liquidez impuestas luego de la crisis de 2008.

En ese sentido, usted como inversor no debe permitir que un eventual colapso le sorprenda. Desde ya debe mantener un portafolio diversificado y resguardar parte de su capital a través de instrumentos de inversión diseñados para sobrevivir a las coyunturas del mercado.

Para ello, recuerde que Inversor Global puede ofrecerle informes especiales sobre alternativas de negocios acertadas en el mercado de valores internacional, así como asesoramiento por parte de nuestro equipo de expertos con respecto al diseño de una estrategia adecuada de protección de su patrimonio, a través de nuestro Newsletter gratuito. Si aún no lo recibesuscríbase con un click aquí.

Deja tu respuesta