El castillo de naipes estaría a punto de caerse

Netflix, la compañía de streaming que revolucionó la forma de ver televisión, podría enfrentarse a un fuerte viento de frente que destruya las inversiones de sus accionistas.

Fueron los pioneros en la transmisión de contenidos de entretenimiento vía online y por eso, los inversores recompensaron a Netflix e hicieron que la acción se valorizara casi un 500% en los últimos cinco años.

Hoy en día, muchos sienten una fuerte atracción por los papeles de la firma, gracias a sus planes de expansión por el mundo, a sus más de 57 millones de suscriptores y a sus programas originales. Pero, ¿qué tan seguro -y exitoso- será el plan que tiene la empresa?, ¿podrá lograrlo y a la vez aumentar el valor para los accionistas?

La aventura salvaje de Netflix

Varios analistas del ámbito tecnológico han destacado el peligroso camino por el que podría transitar la compañía y el cuidado que deberá tener para que no se afecten sus números.

El sitio web de finanzas The Motley Fool destacó que la firma está gastando una cantidad cada vez mayor de dinero para financiar la creación de contenido original para sus suscriptores. En 2015, Netflix espera lanzar 320 horas de programas, tres veces más que lo que creó para 2014.

Sin duda alguna, House of Cards es su producto más importante en la actualidad, con éxito tanto en las premiaciones de Hollywood como en fanáticos de la serie.

No obstante, el New York Post publicó un dato revelador: según una fuente consultada, solo el 25% de los 28 millones de suscriptores que tiene en Estados Unidos vio la primera temporada, mientras que, de ese 25% solo la mitad ha visto más de tres episodios.

Un gasto que no beneficiará al inversor

El medio de comunicación neoyorquino fue más enfático en cuanto al fuerte gasto de dinero que hará Netflix este año e indicó que la cifra podría estar cerca de los 1.500 millones de dólares, para así mantenerse a la par de la competencia.

Otro punto a tener en cuenta es el flujo de efectivo, que ha sido negativo para la compañía desde 2012.

The Motley Fool señaló que los esfuerzos por crear contenido original han sido parcialmente exitosos. Las dos primeras temporadas de House of Cards costaron 100 millones de dólares, mientras que Marco Polo fue más cara aún: solo la primera temporada costó 90 millones de dólares. Esto ha hecho que la empresa tenga problemas de flujo de efectivo constantes.

Y, ¿adivine quiénes saldrían más afectados de estos continuos problemas de gasto? Los accionistas y futuros inversores.

Un problema más

Por último, es vital mencionar uno de los desafíos más desafiantes para el CEO, Reed Hastings: la explosión de competidores.

Mire esta lista de compañías que están listas para plantarse frente a Netflix:

  • Apple planea asociarse con HBO
  • Sony creó una serie original para transmitir en las Playstation
  • Amazon planea adquirir los derechos para transmitir “Seinfeld”
  • Sling TV, un servicio de Dish Network, permitirá el streaming de canales como ESPN

Todas estas compañías reconocieron el enorme potencial que se encuentra en el campo del streaming online y quieren quedarse con su porción de mercado y así perjudicar a Netflix.

Al rojo vivo

El sector de los servicios de contenido en línea ha tomado temperatura en los últimos años. Aunque el crecimiento de Netflix ha sido más que extraordinario, si usted quiere ganar dinero con una inversión en la firma, lo mejor es que lo evalúe muy bien. Puede que siga teniendo éxito, pero los riesgos son bastante altos.

¿Cuál opción es mejor que Netflix? El economista Jefe de Inversor Global, Diego Martínez Burzaco, reconoció una empresa única que podría ser una alternativa más provechosa que la apuesta por la empresa de Hastings.

¿Quiere conocerla? Simplemente descargue este documento especial que preparamos para usted y que es completamente gratuito.

Deja tu respuesta