Aprovéchese de esta fórmula destinada al fracaso

Aún cuando la emisión de deuda gubernamental resulta un mecanismo de financiamiento alterno al BCRA, ésta no es suficiente para aliviar a la economía argentina. Conozca por qué.

Luego de probar suerte en marzo pasado con la emisión de instrumentos de deuda a vencer en 2016, el gabinete económico de la gestión K se dispone a realizar un nueva oferta en los próximos días.

A fines del mes pasado, se logró recaudar 5.000 millones de pesos con estos bonos,  por lo que desde el ejecutivo planean repetir la receta.

El salvavidas económico

Según un artículo de La Nación, la nueva colocación tendría lugar con vencimiento en marzo y septiembre del próximo año, a una tasa similar a la que ofrece el Banco Central argentino por sus Letras con plazo de 90 días, por lo que debería situarse cercana al 26%.

Los títulos, denominados Bonac, serán ofertados por el orden de los 3000 millones de pesos. En ese sentido, teniendo en cuenta que en la pasada emisión varios participantes no pudieron tener acceso al instrumento, se espera que en esta oportunidad la demanda esté garantizada.

La licitación pautada para el próximo jueves 16 de abril, se extiende a instituciones financieras, fondos comunes de inversión  y compañías de seguro.

El meollo del asunto

El propósito de esta estrategia de emisión de deuda es potenciar mecanismos de financiamiento alternos para el BCRA, y así atenuar las presiones que sufre el organismo. De acuerdo con declaraciones del economista y director de la firma ACM, Maximiliano Castillo, citadas por La Nación, esta alternativa contribuye a aliviar en cierto modo la problemática inflacionaria. Sin embargo, el problema de fondo representado por el excesivo gasto público permanece igual.

En ese sentido, aún cuando estas licitaciones se realicen mensualmente con éxito, nunca serán suficientes para cubrir el déficit generado por el gobierno.

No conforme con ello, si esta dinámica se mantiene, la liquidez para emitir deuda por parte de de las empresas se verá comprometida. Esto principalmente, porque tendrán que hacer frente a títulos soberanos, que históricamente gozan de mayor liquidez que los bonos corporativos.

Independientemente del desenlace, usted como inversor debe aprovechar las oportunidades que la coyuntura ofrece. En esa línea, en un artículo reciente de Inversor Global titulado ¿Conviene comprar el nuevo bono del Gobierno?, se explica en detalle como optar por esta alternativa, que sin duda se perfila con mayor atractivo a las opciones de plazos fijos vigentes en moneda local, según los economistas de la casa.

Ante el contexto de incertidumbre económica de la Argentina, usted puede proteger su patrimonio mediante alternativas de inversión acertadas, que Inversor Global puede proporcionarle. Si desea estar al tanto de éstas, suscríbase a nuestro Newsletter gratuito, haciendo un click aquí.

Deja tu respuesta