Usted es el perdedor en esta batalla

Por cuarta vez, los sindicatos se unen una vez más para reclamar una modificación en el Impuesto a las Ganancias. Pero ante la negativa del Gobierno Nacional, en esta nota le presentamos una alternativa para obtener deducciones que alivien el pago del tributo.

Avenidas desiertas, autopistas cortadas y comercios cerrados. No le estamos describiendo el escenario de una película de zombis, sino del paro nacional convocado por el sindicalismo opositor en la República Argentina.

Por cuarta vez consecutiva, y con la adhesión casi total de los gremios de transporte público, los sindicatos decidieron manifestarse una vez más en huelga contra el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner. ¿La razón? El eterno reclamo por una modificación en el Impuesto a las Ganancias.

El problema

El Impuesto a las Ganancias se ha vuelto una pesadilla para la mayoría de los argentinos que trabajan bajo relación de dependencia. De la mano de la alta inflación que sufre el país, los sueldos medios fueron creciendo por encima del mínimo no imponible y actualmente cerca de 1.400.000 trabajadores deben tributar por su empleo.

Por eso, “Maldito impuesto al trabajo”, dice uno de los carteles que tanto gremialistas oficialistas como opositores pegaron en estaciones de subte y calles de la Ciudad. Y es que en esta oportunidad, la lucha por la actualización del impuesto que pesa sobre los salarios unificó las posturas del atomizado mapa sindical argentino. Incluso Gerardo Martínez, el jefe de la Uocra y uno de los dirigentes más vinculados con la Casa Rosada, sostuvo que “Ganancias es injusto” y especuló con que la medida de fuerza podría tener “gran adhesión”.

Pero la historia no es nueva y suma una nueva pulseada a la lucha contra el gobierno nacional, que hasta último momento buscó neutralizar el reclamo convocando a empresarios del transporte público. En este sentido, el Ejecutivo mantiene su postura de no modificar en el corto plazo el tributo o elevar las escalas del mínimo no imponible de Ganancias.

Y a pesar de la cercanía con las elecciones, no parece haber una solución política al alcance de la mano…

La caja del Estado

Si usted se pregunta por qué el Gobierno no se muestra muy interesado en aliviar al millón de asalariados que sufren el descuento del Impuesto a las Ganancias en sus recibos de sueldo, la respuesta es sencilla: porque su recaudación se volvió un sostén vital para el Tesoro.

Según explica El Cronista, los ingresos que aportó este gravamen casi se duplicaron en dos años. Esto se debió al efecto combinado de la inflación y la falta de actualización de las escalas del impuesto. De este modo, dicho monto no solo alcanzó un récord nominal en el último año, sino que también representará un inusual 6% del PBI.

Ganancias contribuyó con 138.439 millones de pesos en 2012, mientras que en 2014 cerró con un volumen de 267.075 millones de pesos. Nada más y nada menos que un 92% de incremento.

Por eso, ¿a usted le parece que con una alta necesidad de financiamiento, el Gobierno dará marcha atrás con este gravamen? Hacerlo le crearía un problema adicional, ya que se restaría financiamiento a las provincias, y no habría dinero con el cual reemplazarlo. A estas alturas, la respuesta parece un tanto obvia…

El perdedor de la batalla

Según información de Idesa, mientras que el salario nominal de los trabajadores registrados se multiplicó por 12 veces entre los años 2000 y 2014, el monto del mínimo no imponible a partir del cual se empieza a aplicar el impuesto se multiplicó sólo en 4 veces. Y a su vez, como las escalas de alícuotas tampoco se actualizaron, se tributa con alícuotas cada vez más altas.

El escenario es claro, usted es el perdedor en esta interminable batalla. 

Por eso, mientras los gremios mayoritarios reclaman ante la admnistración de Cristina Fernández que suba el mínimo no imponible, usted no puede quedarse brazos cruzados. En este informe especial le traemos una herramienta que puede ayudarlo a mitigar el porcentaje de su sueldo que se lleva la Administración Federal de Ingresos Públicos: las deducciones del impuesto a las ganancias. Puede acceder en forma gratuita haciendo un click aquí.

Deja tu respuesta