El imparable Nasdaq: ¿oportunidad o alerta para los inversores?

El indicador que sirve como medidor de las acciones tecnológicas no para de subir. Descubra a continuación si se trata de un aviso de salida para el inversor, o si es una señal para redoblar las apuestas.

El índice bursátil Nasdaq está en llamas. En lo que va de año acumula un avance de 4% y se pronostica que superará en desempeño por cuarto año consecutivo al S&P 500. La polémica desatada en torno al asunto lleva a cuestionar la presencia de los inversores en el indicador, empleado como principal referencia de la industria tecnológica, que para muchos, se encuentra viviendo una nueva burbuja.

La preocupación aumenta a causa del comportamiento del ramo biotecnológico, que en promedio ha entregado retornos de 500% a sus accionistas durante los últimos 4 años. Ante estos resultados, el potencial estallido de una burbuja, podría tener un efecto derrame notable sobre el sector tecnológico en general.

¿Qué hay de cierto en ello?

En primer lugar, eche un vistazo al comportamiento del indicador en los últimos doce meses:

Evolución Nasdaq

Fuente: Yahoo Finance

Ante este impresionante alza, las especulaciones sobre el surgimiento de una burbuja tecnológica, como la que tuvo lugar en los 90, son inevitables.

Sin embargo, lo primero a tener en cuenta por el inversor es que la composición del Nasdaq ha cambiado significativamente desde el estallido de la burbuja. Para el cierre de la década de los 90, el 70% del indicador estaba constituido por empresas informáticas  y de telecomunicaciones. A fines de febrero del año en curso, la cifra que representan los dos sectores descendió  a 45%.

En adición a ello, a medida que la innovación pasa a formar parte de todos los sectores productivos de la economía,  las distinciones de los diferentes rubros, han perdido relevancia.

De hecho, una prueba del protagonismo asumido por las tecnológicas en la economía, es la reciente integración de Apple al Dow Jones, sin mencionar que el gigante de la manzana es la compañía con mayor capitalización bursátil a nivel mundial.

[pullquote]La gran preocupación que surge a partir de la rama de la biotecnología, pierde fuerza si se considera que la mayoría de las empresas pertenecientes a esta, se encuentran trabajando en tratamientos realmente innovadores, enfocados en curar enfermedades graves como el cáncer.[/pullquote]

El cumplimiento de las expectativas de las empresas del sector tecnológico, es otro elemento de peso que merece especial atención para fijar diferencias entre la situación actual de la industria en comparación con el estallido de la crisis del Nasdaq a fines de los 90. En esa línea, de acuerdo con un artículo de Wall Street Journal, para finales del mes de febrero, el valor de las 10 principales compañías que conforman el índice, supera los 2.600 millones de dólares y sus ganancias rondan los 131.200 millones.

Para disipar aún más la incertidumbre ante un declive del conglomerado que conforma el Nasdaq, Diego Martínez Burzaco, economista jefe de Inversor Global, explica que “hay una diferencia marcada respecto a la burbuja del 2000. Hoy las principales empresas tecnológicas son firmas grandes, con ventas palpables y en muchos casos rentables. Nada tiene que ver esto con una burbuja. Puede ser que en el medio, algunas empresas no muy buenas desde los fundamentos hayan subido por la inercia del Nasdaq en general, pero de allí a hablar de una burbuja es muy extremo”.

¿Cómo debe comportarse el inversor ante el escenario?

El inversor de riesgo, que visualice el atractivo en los retornos arrojados por el Nasdaq hoy, tiene que enfocarse en no cometer los mismos errores de quienes se vieron afectados durante el estallido de la burbuja puntocom, para resguardarse si los rumores de una inminente depresión en el indicador se vuelven realidad.

Lo principal a tener en cuenta es que las tecnológicas no pueden ser concebidas como máquinas de producir dinero. En ese sentido, se debe entender que el Nasdaq agrupa empresas  que tienden a presentar curvas de crecimiento acelerado y en función de esta característica, el inversor debe definir  una estrategia que gire en torno a identificar como  se ajustan éstas a su portafolio sin generar riesgos muy elevados.

En relación a ello, el economista jefe de la casa recomienda mantener la selectividad y analizar cada caso por separado, en última instancia, los inversores pueden considerar abandonar el indicador pero no el sector tenológico, debido a que se pronostica que los avances en el mismo se mantendrán a futuro.

Aprender a lidiar con la volatilidad del sector tecnológico representa un reto para el común denominador de los inversores. Recuerde que el equipo de expertos de Inversor Global le ofrece información privilegiada sobre cómo invertir acertadamente en éste y otros negocios, a través de reportes especiales publicados en nuestro Newsletter gratuito. Para suscribirse al mismo, haga click aquí.

Deja tu respuesta