Si tan sólo le hubieran enseñado esto cuando tenía 9 años…

Tres lecciones que pudieron cambiar su vida financiera hace mucho tiempo pueden aún marcar una diferencia en usted y en su familia. Conozca más a continuación.

Una de las preguntas que nos hacemos frecuentemente en Inversor Global es por qué no se educa a los niños y jóvenes en relación a las finanzas y la administración financiera. No se trata solo de invertir, sino de muchos otros factores que afectan sus comportamientos y a su dinero.

Vivir en un mundo capitalista y consumista hace pensar que la única opción para los ingresos que se obtienen es gastarlos en lujos o cosas que se desean, cuando hay otras posibilidades que son aún mejores. Posibilidades que usted quizás se está perdiendo por no tener la información adecuada.

Empezar desde muy corta edad a cambiar estos comportamientos es algo esencial para que usted pase de ser un empleado con un sueldo que no le alcanza para cubrir sus gastos mínimos a una persona que puede alcanzar la riqueza por medio de inversiones y emprendimientos.

En esta oportunidad, queremos acercarle tres lecciones financieras recopiladas por WiseBread las cuales puede enseñárselas a sus hijos o nietos y así puedan arrancar con pie derecho el camino de las ganancias.

Administración financiera para chicos

1. Entender la diferencia entre deseos y necesidades

Es una de las tareas más difíciles para un padre, pero una de las más importantes. Los niños tienen muchas ganas de que les compren el último juguete o el último juego de video y para ellos es difícil distinguir algo que quieren de algo que necesitan.

Con que entiendan la diferencia y vayan adoptándola poco a poco ya es un avance. Así, a medida que van creciendo y van entendiendo cómo se aplica a la realidad, ellos crearán conciencia sobre los gustos, las necesidades y el dinero.

2. El dinero no da la felicidad, pero puede comprar opciones

Ésta lección también necesitará de un tiempo para que vaya quedando grabada en la mente de los más pequeños. Cuando se satisface un deseo al comprar un artículo, los chicos experimentan felicidad y quieren que eso continúe.

En la medida que pueda, lentamente explíqueles a sus hijos que el valor del dinero no está en su capacidad para hacerlos felices, sino para comprar opciones en la vida: pueden ser “opciones simples” como comprar una pelota de fútbol de marca u “opciones de valor” como viajes o arrancar un negocio.

3. El crédito para el consumo es peligroso

El uso de las tarjetas de crédito se ha convertido en un hábito para muchos consumidores. Para los chicos, ver cómo un simple plástico puede comprar cosas puede parecerles algo sencillo y que no requiere mayor esfuerzo. Ellos no entienden que lo que pasa en realidad es que usted está tomando un préstamo con un banco, y que ese dinero tendrá que pagarlo en el futuro.

Una manera de explicarle esto a los chicos es a través de un cuento: un príncipe que vivía en su castillo y tenía mucho dinero comenzó a gastar y gastar más de lo que ganaba. Al pedirle prestado a un amigo y al no tener cómo pagarle, el amigo se quedó con su castillo y con todo lo que le quedaba, dejando al príncipe viviendo en la calle.

Éstas son solo tres formas para enseñarles a sus hijos sobre el manejo del dinero. Nunca se es demasiado joven para empezar a aprender. Y a estos tres consejos se incluyen dos más que están en un documento especial que hemos preparado para usted y que es contenido gratuito y exclusivo. Simplemente haga click aquí para obtenerlo.

Deja tu respuesta