Sea cuidadoso con esta inversión

Las empresas tecnológicas chinas acumularon 5.000 millones de dólares en financiación privada en el segundo semestre de 2014. ¿Está sobrevaluado el sector?

El boom de las startups tecnológicas ha sido un gran acierto  para los inversores que participan en el ramo. Sin embargo, como dice el dicho, no todo lo que brilla es oro y por ello su sentido de alerta debe agudizarse cuando se trata de estos emprendimientos.

Como se ha contemplado en artículos pasados de Inversor Global, las iniciativas tecnológicas de Silicon Valley  y Silicon Beach presentan un gran potencial gracias a las altas posibilidades de éxito que ostentan y a pesar de que el auge de las startups se ha replicado a nivel mundial, las reglas del juego no son las mismas en todos los mercados, lo que representa el principal punto de atención para el inversor.

Made in China

Los emprendimientos tecnológicos que nacen dentro del territorio chino están generando preocupación en los mercados, debido a la gran cantidad de capitales que acumulan por parte de los inversores privados que se apuntan para financiarlos.

De acuerdo con Wall Street Journal, durante los últimos 6 meses de 2014 estas empresas acumularon 5.000 millones de dólares por concepto de  financiación privada. Esta cifra supera notablemente a los 700 millones recaudados durante el mismo período de 2013.

Según entendidos del ramo, el motivo por el que se produce esta valuación excesiva de las tecnológicas chinas, radica en que los inversores del segmento están empleando variables como la cantidad de usuarios y volumen bruto de mercancía, para ponderar el potencial de estas empresas.  Esto, en lugar de analiza aspectos como los ingresos y las utilidades, que tienen mayor relevancia.

Es allí cuando comienzan a surgir las dudas sobre la sobrevaluación del sector tecnológico chino.

Aun cuando el rubro tecnológico del gigante asiático no es igual a su par estadounidense, a menudo tienden a ser comparados. Como consecuencia, las cotizaciones de las startups chinas tienden a inflarse sin fundamentos racionales.

Otro factor de influencia sobre este comportamiento, está relacionado con la tendencia desarrollada por el nicho de inversores chinos  que se ha desprendido de los negocios en bienes raíces, por su pérdida de atractivo y que en consecuencia, intentan refugiarse en el ramo de emprendimientos innovadores.

¿Y los salvavidas?

El principal riesgo que afronta el inversor en este contexto es si el consumidor asiático está dispuesto a pagar por servicios en línea o no, debido a que ésta es la fuente clave de ingresos para las empresas del rubro tecnológico chino.

Para contrarrestar un poco esta incertidumbre, las operaciones de capital de riesgo que se realizan para efectos del territorio del dragón rojo ofrecen una clausula de protección al inversor. La misma consiste en una posibilidad de compra de acciones a un precio menor al estipulado, o acceso a participaciones de mayor proporción en caso de que la empresa llegue a debutar en los mercados bursátiles  a precios por debajo de sus valuaciones previas.

Aunque la sugerencia en este caso, gira en torno a mantenerse alerta con estos emprendimientos, en un artículo reciente de Inversor Global, titulado ¿Es hora de despedirse de estas icónicas acciones?  Se recomienda establecer participaciones en la tecnológica china Alibaba, que a la fecha se mantiene a un precio bastante bajo, lo que representa una oportunidad de compra inigualable en base con una empresa cuyo valor intrínseco y potencial de crecimiento está garantizado.

Manténgase cauto en este sector que bajo la estrategia correcta, puede arrojar generosos dividendos.

Recuerde que Inversor Global puede ofrecerle informes especiales sobre alternativas de inversión en el competitivo mundo de las tecnológicas, así como asesoramiento con respecto al diseño de una estrategia adecuada para incursionar en ellas, a través de nuestro Newsletter gratuito. Si aún no lo recibesuscríbase con un click aquí.

Deja tu respuesta