La Argentina se queda sin su gallina de los huevos de oro

Gracias a la producción récord de soja que tendrá lugar en el segundo trimestre del año,  el commodity podría tocar los precios más bajos desde 2009.

A la Argentina se le están acabando las opciones. El principal bien de exportación nacional amenaza con depreciarse aún más de lo que ya se había depreciado.

De acuerdo con una publicación de Wall Street Journal, los expertos coinciden en que para el segundo trimestre del año, los productores de soja cultivarán una cifra record de hectáreas de la oleaginosa. Se estima que el incremento en la plantación sea de un 3% en los estados Unidos, para acumular un total de 34,8 millones de hectáreas.

Estas proyecciones de mayor producción en territorio estadounidense, se dan a la par de cifras de cultivo record tanto en Brasil como en Argentina.

Un horizonte poco alentador

Ante este escenario, las proyecciones muestran una puesta en común: un inevitable declive en los precios futuros de la soja, que podría hacer que el mercado experimente los precios más bajos desde el año 2009.

Los precios del commodity se encuentran a la fecha en 9,67 dólares el bushel, de acuerdo con datos de la Bolsa Mercantil de Chicago. Se augura que esta cotización descienda por debajo de los 9 dólares durante este año, debido al aumento de la producción esperado.

En ese sentido, la forma Goldman Sachs Group Inc. pronostica un descenso de la materia prima, que la ubique en 8,75 dóalres por bushel, en el segundo semestre del año.

¿Y la Argentina?

Para este año se estima que el ingreso de divisas por exportaciones se reduzca en 25%, lo que compromete seriamente las reservas internacionales del Banco Central argentino.

La baja en los ingresos por concepto de exportación de la oleaginosa que afecta enormemente a los productores, sumado a otras políticas económicas que rigen el contexto local, ejercen presión sobre la cotización de dólar paralelo,  que aunque actualmente presenta una tendencia a la baja, es susceptible a este tipo de fenómeno, que agudizan los problemas de oferta de divisas en el escenario local.

Menores ingresos por exportaciones de soja, conllevan a una mayor caída de la actividad económica, que solo puede ser atenuada por el financiamiento externo, y ante los múltiples conflictos que protagoniza el país en este sentido, esta alternativa luce muy lejana.

¿Cambiará el rumbo de la actividad productiva de la Argentina ante la eventual toma de posesión de un nuevo gobierno?   

Aunque este interrogante no puede ser respondido ahora, usted puede resguardarse ante los escenarios que se den en el futuro cercano a nivel nacional. Para ello, recuerde que Inversor Global le ofrece informes detallados sobre los aspectos más importantes de la economía que debe tener en cuenta y como puede invertir para proteger su patrimonio de los efectos negativos de estos. Para recibirlos suscríbase al Newsletter gratuito haciendo click aquí.

Deja tu respuesta